El Leyma hinca la rodilla

17 noviembre 2014 Baloncesto Leb Oro Leyma-Ourense: 63-70

 El Leyma Basquet Coruña hincó la rodilla en Palencia (64-46) ante un Quesos Cerrato superlativo que rompió el partido cuando quiso y posteriormente se dedicó a especular con su renta. El equipo de Tito Díaz entró bien al encuentro, pero poco a poco se fue diluyendo como un azucarillo en el café hasta desaparecer por completo. Sólo con el partido ya decidido volvió a despertar el cuadro naranja, pero ya era demasiado tarde.
La puesta en escena del equipo coruñés fue eléctrica. De la mano de un espléndido Beka Burjanadze el Leyma puso tierra de por medio en el marcador. Dos triples consecutivos del alero georgiano y un precioso tiro en suspensión de Chus Castro dinamitaron el encuentro (0-8.
La respuesta del Quesos Cerrato Palencia llegó por mediación de Rafa Huertas, que tras fallar dos tiros libres se desquitó de su error con un triple que sirvió para meter por primera vez a los locales en el partido. El paso de los minutos, no obstante, jugó a favor del Palencia, que a medida que las manecillas del reloj siguieron su curso se fue encontrando más cómodo sobre la cancha. A falta de poco más de un minuto para la conclusión del primer cuarto Hampl puso por primera vez a los locales por delante en el marcador (14-12).
Los de Natxo Lezkano habían resurgido de sus cenizas a través de la defensa después de un dubitativo arranque en el que a punto habían estado de regalar un cómodo colchón de puntos al Leyma Coruña. Laszlo Dobos, no obstante, anotó una canasta sobre la bocina del primer cuarto para pone las tablas en el marcador (16-16).
El segundo cuarto, no obstante, no tuvo nada que ver con el primero. En el tiempo de asueto Lezkano debió de leerle la cartilla a los suyos, porque en la reanudación del choque el Palencia mutó a su versión más agresiva y merced a un parcial de 13-3 en los primeros cinco minutos de cuarto el equipo palentino rompió el marcador (29-19).
Con un bonito juego de anotación coral el Quesos Cerrato abrió una brecha en el marcador que los jugadores gallegos acusaron como un mazazo. Pese a todo, el Leyma Coruña regresó al partido a través de la defensa. La prueba fue que a partir del ecuador del segundo cuarto apenas se anotó (32-23 al descanso).
Tras el paso por vestuarios el encuentro ya se convirtió en un monólogo palentino. El Quesos Cerrato apretó el acelerador y supo llevar el juego a los terrenos que más le favorecían. Otegui, Forcada y McDowell ampliaron la ventaja hasta los 16 puntos, máxima del partido (39-23). En un par de minutos el Leyma había saltado por los aires. El juego interior local funcionaba y creaba ventajas para los exteriores que acababan de hurgar en la herida coruñesa (51-31).
El último cuarto ya sólo sirvió para que los de Tito Díaz maquillaran ligeramente el resultado. Fue entonces cuando aparecieron hombres como Mutakabbir, pero ya era demasiado tarde. Los problemas de faltas de Dobos, que sólo disputó diez minutos, pero puso cuatro tapones; la ausencia de última hora de Petrovic, tocado en un gemelo; y un horrible porcentaje de acierto en tiros (30%) fueron demasiado lastre. Toca pasar página y pensar en el Lleida.

El Leyma hinca la rodilla

Te puede interesar