Los testigos aseguran no saber nada sobre la filtración de correos de Blesa

El juez Elpidio José Silva a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). EFE/Archivo
|

Los cinco testigos que han comparecido hoy en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en la causa en la que el juez Elpidio José Silva está imputado por la filtración de los correos de Miguel Blesa han asegurado que desconocen todo lo relativo a la difusión de los mismos en la prensa.

Hoy han comparecido ante la magistrada Susana Polo Luis Suárez, responsable de Ausbanc, que ejerció la acusación en nombre de Manos Limpias en el "caso Blesa", y uno de los abogados del equipo de letrados de Silva Reinaldo López, entre otros, que han coincidido en asegurar que no saben cómo llegaron los correos a los medios de comunicación.

López se ha acogido al secreto profesional para no declarar pero ha explicado a la instructora que llevó a cabo las negociaciones con la editorial Planeta para la firma del contrato del libro "La justicia desahuciada" y supervisó su contenido, aunque ha insistido en que desconoce todo lo relativo a la publicación de los correos, han informado fuentes jurídicas.

Con ellos, Polo ha cerrado ya la tanda de testificales que acordó el pasado 3 de junio en un auto en el que imputó a Silva un delito de revelación de secretos por la filtración a varios medios de comunicación de los 8.777 correos que él mismo ordenó incautar mientras investigaba a Blesa por la concesión de un crédito de 26,6 millones de euros al Grupo Marsans.

Falta aún que comparezca el imputado, al que citó el pasado miércoles, aunque la magistrada tuvo que aplazar su interrogatorio al haber sido recusada.

Polo rechazó de plano apartarse, aunque Silva recurrió esta decisión, que deberá resolver finalmente la Sala Civil y Penal del TSJM.

Además, Silva ha recusado nuevamente a Arturo Beltrán y Eduardo Urbano, dos de los tres magistrados que empezarán a juzgarle el próximo 7 de julio por supuesta prevaricación en su investigación del caso Blesa.

Los testigos aseguran no saber nada sobre la filtración de correos de Blesa