Luces, música y talleres infantiles acercan la magia de la Navidad a María Pita

El Ideal Gallego-2014-12-06-013-1c55b930
|

Más de un millón de luces encendiéndose a la vez y las caras de miles de niños coruñeses, iluminándose con ellas. La magia de la Navidad llegó ayer a la plaza de María Pita con la inauguración del poblado navideño que, como cada año, acerca la magia de estas fechas a la ciudad. Los más pequeños no quisieron perderse la puesta de largo de la que se convertirá durante esta fiestas en la zona de recreo favorita para muchos. Y es que, además de una impresionante iluminación y una cuidada decoración, los niños tienen en este poblado todos los atractivos para convertirse en los verdaderos protagonistas.
El pueblo navideño cuenta este año con doce casas de madera –entre ellas la casa de Papá Noel-, 40 árboles decorativos y 15 figuras, que adornan las casas con motivos típicamente navideños como elfos, el gran trineo de Santa Claus, juguetes y muñecos de nieve.

Actividades
Una de estas cabañas será el lugar donde se celebren los talleres y las actividades lúdicas. Eso sí, el mayor reclamo estará, seguro, en la Casa de Papá Noel, donde atendrá las peticiones de todos los niños junto a la chimenea. Y para añadir más magia a todo este poblado, no podía falta algo tan típico del mundo de los cuentos como el Pozo de los Deseos. Aquí, los niños, y por supuesto los adultos, podrán arrojar monedas y pedir deseos para que la Navidad se encargue de hacerlos realidad.
Lo que seguro que consigue es ayudar a cumplir los sueños de los más necesitados, porque la recaudación se destinará a entidades benéficas de la ciudad. En la edición de este año tampoco falta el tradicional carrusel, además de un tren infantil, que ocupará buena parte de un lateral de la plaza. Además, hay puestos de garrapiñadas, castañas y de algodón de azúcar.
El poblado abre de lunes a viernes de 17.00 a 20.00 horas y fines de semana de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas.  n

Luces, música y talleres infantiles acercan la magia de la Navidad a María Pita