Homs se escuda en la falta de claridad del Constitucional para justificar el 9-N

|

El exconseller de Presidencia catalán Francesc Homs reconoció ayer durante su declaración en el juicio que se sigue contra él en el Tribunal Supremo por participar en la organización del 9-N que la Generalitat se dio por notificada de la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de suspender la consulta el 4 de noviembre de 2014, cinco días antes de la celebración de la misma. No obstante, se escudó en la falta de claridad de la providencia para justificar sus decisiones al respecto.

A lo largo de toda su declaración, Homs insistió en que reconoce todos los hechos expresados en el escrito de la Fiscalía “y otros más” porque son “pura evidencia” y centró sus esfuerzos en calificar de “poco clara y definida” la providencia del TC que suspendió también el denominado “proceso participativo” -el tribunal de garantías ya había prohibido inicialmente en septiembre la celebración de la consulta por la Gereralitat-. Subrayó, en todo caso, que el Gobierno autonómico nunca pretendió vulnerar la ley.

“La consulta no se podía suspender porque no se puede suspender aquello que no se hace”, apuntó el exconseller. “Lo que hacíamos era un proceso participativo, con voluntarios y esas cosas, porque estaba en juego el ejercicio de derechos fundamentales como la participación política y la libertad de expresión e ideológica. Un Gobierno tiene que tomar decisiones en un marco de obligaciones que tienen que son la Constitución, las obligaciones contraídas en el Parlament” , añadió ante la insistencia de fiscal Jaime Moreno.

La Fiscalía pide para él nueve años de inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos electivos por los delitos de prevaricación y desobediencia al organizar la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014 que había sido suspendida por inconstitucional.

Homs señaló que se enteró de la decisión del triubnal de garantías primero por los medios de comunicación porque la decisión del TC “era pública y notoria” y después por un correo , si bien la providencia no se notificó personalmente. “Después esto ha cambiado según el tipo de providencias”, apuntó, en relación con resoluciones posteriores del Tribunal Constitucional (TC).

El Ministerio Público, que ejerce la única acusación en el proceso, pidió sentar en el banquillo al portavoz del PDeCat en la Cámara baja al entender que su participación resultó “crucial” y que puso los servicios jurídicos de su departamento a disposición del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI).

“Es público y notorio lo que hicimos”, señaló Homs al inicio de su declaración, en la que también reconoció que el departamento que dirigía participó en el desarrollo de la publicidad institucional para informar a la población “de que había un ámbito deliberativo y también que había la posibilidad de pudieran ejercerlo en función de sus derechos de libertad de expresión y participación política”.

Homs se escuda en la falta de claridad del Constitucional para justificar el 9-N