Vecinos de la Ciudad Vieja piden que se les permita circular por La Marina entre las seis y nueve de la mañana

Los residentes más perjudicados son los de las calles más próximas a O Parrote y La Marina | patricia g. fraga
|

Un grupo de vecinos de la Ciudad Vieja demandará al Ayuntamiento que abra La Marina al paso de residentes del barrio en sus vehículos a primera hora de la mañana. El objetivo de los conductores es aliviar los atascos que sufren todos los días para ir a trabajar y, a la par, reducir la afección de la alta densidad de tráfico que se registra entre las 06.00 y las 09.00 horas en los túneles de María Pita y O Parrote.
Aunque la Asociación de Vecinos de la Ciudad Vieja espera poder trasladar la idea de abrir de manera puntual la avenida de La Marina a la circulación de vehículos de personas del barrio una vez se dé a conocer el plan municipal de peatonalización, un grupo de residentes bastante amplio sostiene que no puede esperar más ante los perjuicios que está sufriendo por el aislamiento que padece el barrio –y que ya ha sido comentado en otras ocasiones por hosteleros y comerciantes– desde que se reurbanizó la zona de La Marina y el tráfico quedó limitado en superficie.
Los afectados pedirán al Consistorio que se “abra una ventana de paso entre las seis y las nueve de la mañana” para gente que vive en las calles más pegadas a La Marina, como pueden ser la Dársena, Tabernas y alguna otra. “Encontramos muchas limitaciones de tráfico y de acceso a la Ciudad Vieja”, comenta un portavoz de los afectados, al que han solicitado que deje claro que aquellos que tienen que salir a trabajar “muy temprano” tardan casi tanto en buscar una salida del casco histórico y cruzar el paso subterráneo hacia Linares Rivas como en ir de A Coruña a Narón.

“De lunes a viernes”
Entienden que son los más perjudicados por los cambios circulatorios en superficie por la zona dado que, mientras otros conductores lo tienen más sencillo, ellos deben desandar camino para pasar por los túneles. “En estos hay un tráfico horroroso a esa hora porque confluyen vecinos de Monte Alto, las Atochas, la plaza de España...”, lamentan, y aseguran que salir por San Andrés y Juan Flórez tampoco es una opción porque tendrían que dar más vueltas con el coche.
Ante una solución óptima que contente a todas las partes, los vecinos entienden que la opción menos perjudicial sería poder pasar por La Marina “de lunes a viernes solo” durante tres horas en las que la afluencia peatonal a la zona es mínima.
La situación también se complica cuando hay trabajos de “mantenimiento” en los subterráneos y entienden que los atascos se pueden reducir un poco si se activa de alguna manera una salvedad de paso para aquellos coches vinculados a una tarjeta de residente (que no todos tienen todavía). Desde este colectivo plantean que si hay autobuses de “servicio discrecional” que pasan por la calle en cuestión ellos tampoco generarían molestias. De hecho, ya las están sufriendo a la hora de contratar servicios como el de los supermercados que llevan la compra a casa y que no quieren repartir en el entorno por los problemas para estacionar y el riesgo a las sanciones económicas.
Esta problemática con el transporte de mercancías no es nueva, dado que la Asociación de Hosteleros de La Marina ha demandado en numerosas ocasiones que se amplíe el tiempo que el Ayuntamiento da para las tareas de carga y descarga en los locales. Incluso se planteó que se permita una circulación normal por semana en temporada baja dado que los trabajadores de reparto se enfrentan a multas.

Vecinos de la Ciudad Vieja piden que se les permita circular por La Marina entre las seis y nueve de la mañana