Los pequeños comercios dan inicio a la fase 0 con reaperturas, cita previa y más higiene

Comercio y hostelería de proximidad abrieron ayer sus puertas con limitación de espacio y medidas de higiene reforzadas| j. alborés
|

El pequeño comercio de la ciudad tuvo que esperar 51 días para poder retomar su actividad y reabrir sus puertas. La denominada fase 0 de la desescalada dio comienzo ayer y A Coruña recuperó, aunque de forma limitada, la esencia que tenía antes del estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus. Las normas del Gobierno permitieron reabrir a los establecimientos de menos de 400 metros cuadrados. En todos los casos, es necesario cumplir el requisito de la cita previa y, además, los locales deberán realizar una limpieza y desinfección dos veces al días. 

Peluquerías, comercios de electrónica, restaurantes o bazares. Las calles coruñesas recobraron algo de vida, aunque el camino por recorrer todavía es largo tras un mes y medio de inactividad. “Estamos muy agradecidos a nuestros clientes y esperanzados con el futuro, ya que parece que lo peor ha pasado”, comenta Brais Francesch, el propietario del restaurante italiano La Saporita.

En este local, ubicado en la calle de la Franja, recomiendan a todas las personas que acudan a recoger su pedido el uso de guantes y mascarilla, así como mantener la distancia de seguridad de dos metros. “La reapertura fue buena y tuvimos bastantes pedidos, aunque el restaurante no esté al 100% ya que solo trabajamos el cocinero y yo”, comenta. 

En Acrunia, otro restaurante localizado en la calle de la Enciclopedia Francesa, creen que el volumen de pedidos va a ir ascendiendo con el paso de los días. “La gente tenía muchas ganas de salir a correr, pero también de callos, ya que fue una locura la cantidad de pedidos de esta comida que recibimos el domingo”, sostiene Adrián, el responsable del local. 

Las peluquerías
Las peluquerías fueron los negocios que más triunfaron a la hora de recibir clientes a lo largo del día de ayer. Acostumbradas a trabajar habitualmente con cita previa, muchas se encuentran con la lista de espera llena de coruñeses que ansían un corte de pelo o un tinte. 
Pese a las medidas decretadas, hubo peluquerías que decidieron no abrir sus puertas y esperar un poco más por seguridad. Es el caso de la peluquería Paula Barreiro, en la calle de Capitán Juan Varela. “Tenemos una lista de cien personas apuntadas para ser atendidas, pero de momento no nos hemos apresurado a abrir hasta no disponer de las medidas de seguridad necesarias”, comenta Barreiro, que espera retomar la actividad el día 11. “Estamos a la espera de material, porque estaba agotado, y de un termómetro para medir la temperatura a todos los clientes que vengan”, indican desde el negocio.

Por otra parte, la Asociación Distrito Oza, integrada por más de cincuenta establecimientos comerciales y hosteleros del área de Os Castros, acaba de poner en marcha una campaña de captación de socios con el objetivo de reforzar los apoyos a la entidad tras la crisis del Covid-19. Dicha campaña consta de un spot protagonizado por los socios en el que animan a los negocios del barrio a sumarse a la asociación con el objetivo de incrementar la visibilidad de la zona comercial y la competitividad de su comercio.

Aunque la mayor parte de los comercios de Distrito Oza reabrirán sus puertas el día 11, ayer ya atendieron a la clientela las peluquerías. Es tal la demanda del público, que los salones ya tienen la agenda semanal prácticamente cerrada.

Los pequeños comercios dan inicio a la fase 0 con reaperturas, cita previa y más higiene