La familia de Sonia Iglesias alberga “esperanzas” de tener “un hilo del que tirar”

La expareja de la mujer, Julio Araújo, fue llamado a declarar este año | aec
|

Familia, amigos y compañeros de trabajo de Sonia Iglesias llaman a toda la ciudadanía a participar en la manifestación convocada mañana, en Pontevedra, con la que buscan rememorar a la pontevedresa ocho años después de su desaparición, el 18 de agosto de 2010, y que “el caso no caiga en el olvido”.
“Ya han pasado ocho años sin tener todavía la certeza de lo que le pudo haber ocurrido aquel día, quién pudo provocar su desaparición, si ha sido una persona o varias... Sobre todo, y lo más importante, es que el caso no caiga en el olvido, porque con el paso de los años estos casos van perdiendo fuerza”, manifestó la hermana de Sonia, Maricarmen Iglesias, en declaraciones a Europa Press.
Esta manifestación tendrá lugar casi dos meses después de que el Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra volviese a archivar, provisionalmente, la causa judicial que mantenía abierta para investigar la desaparición de la joven. El magistrado comunicaba que las diligencias policiales y judiciales realizadas en los meses previos no habían arrojado resultados que justificasen tener el proceso judicial abierto. En el registro de una casa propiedad de la familia de Julio Araújo, la que fue pareja de Sonia, localizaron restos genéticos indeterminados que no llevaron a los investigadores a ningún sospechoso ni encontraron vestigios de que la mujer estuviese en la vivienda.
Estas actuaciones, que fueron realizadas en febrero de este mismo año, “no dieron los resultados” que la familia esperaba. Según Maricarmen Iglesias, “no los dio porque se llevaron a cabo muy tarde”.
Sin embargo, la familia todavía guarda “esperanzas y fuerzas para pensar que puedan encontrar algún otro hilo del que tirar” en futuras pesquisas y que así “se llegue a poder probar la culpabilidad del único imputado que ha habido hasta el momento”, dijo, en referencia a Julio Araújo. l

La familia de Sonia Iglesias alberga “esperanzas” de tener “un hilo del que tirar”