"El bodegón oculto" atrae a 5.000 personas a la Fundación Novacaixagalicia

|

Unas 5.000 personas han visitado desde el pasado 6 de febrero hasta este sábado 19 de abril la muestra "O bodegón oculto. A naturaleza morta na arte contemporánea galega", organizada por la Fundación Novacaixagalicia en A Coruña.
El proyecto, conformado con fondos de las colecciones de arte de Novagalicia Banco y de la Fundación Novacaixagalicia, fue coordinado por Carlos L. Bernárdez y mostraba los cambios de la naturaleza muerta en el arte gallego.
La muestra puso en evidencia la importancia de este género como fuente de experiencia formal, de tal manera que los artistas escogieron los objetos por sus calidades estilísticas, buscando dar respuesta a los interrogantes de la pintura, ceñidos, en definitiva, a cuestiones de percepción y consciencia.
El discurso expositivo, explica la fundación en un comunicado, se articuló de manera cronológica a lo largo de 39 obras que dieron cuenta de los cambios conceptuales y formales del arte a través del bodegón: inicialmente se presentó la naturaleza muerta en los siglos XVII y XVIII, cuando era considerada un género menor, incluso inferior a la pintura de historia.
Con el paso del tiempo, el bodegón fue cada vez más valorado y recuperado, finalmente, para la sensibilidad moderna, porque permitía, de manera excepcional, combinar la libertad expresiva a partir de un universo intimista y cotidiano, como hacen, entre otros, Francisco Llorens, María Victoria de la Fuente, Jesús Caulonga, González Pascual o Alfredo Souto.
La representación de las cosas simples, por muy realista que se pretenda, se basa, en realidad, en percepciones que se alejan de cualquier objetivación y que reflejan el mundo emocional de los pintores: Urbano Lugrís, Antonio Tenreiro, Prego de Oliver o Luis Mosquera.
La muestra continuó en los años que inauguraron el siglo XX, con el abandono del naturalismo en el dibujo y en el color y el rechazo de la construcción en perspectiva; el cubismo y sus derivaciones estarían marcarían este nuevo mundo referencial, como se observa en la obra de artistas como Braque, Picasso o Gris, y su influencia en el arte gallego se aprecia en artistas como Luis María Caruncho, Rafael Úbeda o Luis Seoane.
Finalmente, el discurso contó cómo las fórmulas de acercamiento del arte más joven a la naturaleza muerta radican en el simulacro y en la distorsión; además, la descontextualización y la ironía permiten ilimitadas interpretaciones de la realidad a partir de esos objetos que irradian una fuerte intensidad afectiva, como manifiestan obras de Antón Lamazares, Manuel Quintana Martelo, Miguel-Anxo Murado, Xesús Vázquez o Suso Fandiño.
El proyecto expositivo se completó con un programa didáctico que la Fundación Novacaixagalicia dirigió a escolares, familias y público general con el objetivo de profundizar en este género artístico y en su aportación al arte de Galicia.

"El bodegón oculto" atrae a 5.000 personas a la Fundación Novacaixagalicia