Juana Rivas le pide por carta que el juicio se encamine “hacia la cordura”

El municipio granadino de Maracena albergó ayer una de las concentraciones más multitudinarias en apoyo a su vecina Juana Rivas | Pepe Torres (Efe)
|

Juana Rivas, la mujer de Maracena (Granada) ilocalizable desde el 26 de julio tras no entregar sus dos hijos a su padre, condenado por un delito de lesiones en el ámbito doméstico en 2009, ha pedido a la justicia que “encamine este proceso hacia la cordura” y que “las leyes se usen realmente para proteger a los menores, lejos de política” u otros “intereses”.
A través de una carta leída en la concentración de unas cien personas que, en su apoyo, tuvo en Granada, al igual que en otros puntos de España, Juana Rivas ha resaltado que “estos jueces están pagados con el sudor de todos los españoles”, por lo que llamó a subsanar los “errores judiciales” que ponen “en peligro” a sus hijos, de once y tres años.
En Galicia también hubo ayer concentraciones en apoyo a Juana Rivas, de hecho, varios colectivos feministas gallegos se reunieron a las 11.00 horas ante la sede de los juzgados de A Coruña y Vigo, donde han mostrado carteles con lemas como ‘Juana, conta comigo’
La madre de Maracena agradecióo el apoyo de los presentes, y señaló que está “huida” pero no siente que esté haciendo “nada fuera de la ley”.

Una denuncia “no derivada”
“Si la ley se hubiera aplicado, no estaríamos aquí”, agregó Rivas en este escrito, leído por una simpatizante que dijo haberla recibido a través de terceras personas. Tras la denuncia que interpuso hace un año, y que no fue derivada a los tribunales italianos, se produjo una “chapuza” en la intervención de la psicóloga que examinó a su hijo mayor, explicó el texto.
“Ni siquiera estaba colegiada” y no estaba especializada en hijos víctimas de violencia machista, ha agregado sobre esta especialista la madre de Maracena en esta carta, para señalar que su hijo relató su “historia de terror” que no apareció en ese informe que luego se incorporó a la causa judicial.
Además, la medre hizo un llamamiento a la juez del Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, pidiendo “respeto” para ella y sus hijos, a la par que ha reforzó la idea de pedir “coherencia” a la justicia, habiendo pendiente un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional pidiendo no devolver a sus hijos, después de que la Audiencia Provincial desestimara el incidente de nulidad que interpuso con el mismo fin.

“Errores judiciales
En este sentido, la asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena y de Juana Rivas, Francisca Granados, ha señalado que ha habido “errores judiciales” que han llevado este caso hasta este punto.
Esta es la “gran base de todas estas concentraciones que estamos llevando cabo a lo largo de todo el territorio español”, señaló Granados, para pedir que el caso se reconduzca hacia la “cordura” protegiendo a los menores. “Ha sido su madre la que ha tenido” que protegerlos, ha afirmado esta asesora, que confía en que el Tribunal Constitucional responda en los “términos de urgencia” que han pedido desde esta parte.
La concentración de Granada comenzó a las puertas de los juzgados de Caleta, si bien fue trasladada a la plaza del mismo nombre, donde había sido convocada inicialmente, tras acceder a la misma personas con carteles con el lema ‘Amor de padre’, lo cual provocó enfrentamientos verbales entre partidarios de uno y otro progenitor. Estos enfrentamientos han continuado tras la lectura de la carta de Juana Rivas.

Juana Rivas le pide por carta que el juicio se encamine “hacia la cordura”