Abanca asumirá la rehabilitación del mural de Lugrís y su exposición

Recreación del acceso a la oficina principal de Abanca en A Coruña por Olmos cuando finalice el proyecto
|

Abanca será finalmente la encargada de restaurar el mural que hasta hace poco ocupó el número 74 de la calle Real y que tras dimes y diretes por parte de la Administración logrará subir un peldaño para posicionarse como BIC en menos de un año, según marca la ley. Antes, el fresco de Urbano Lugrís, que data de 1952, recibirá atenciones médicas por parte de un padre adoptivo como el banco, que lo acogerá en calidad de comodato (préstamo por uso).
Su pronóstico es reservado y a falta de conseguir definitivamente la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) gracias a la asociación O Mural, el banco lo enmarca dentro del Plan Especial de Protección e Reforma Interior de A Coruña, que hace sancionable cualquier actuación inapropiada sobre el mismo y le da una aureola de protección mientras espera la confirmación de la Xunta.
La firma asumirá el coste económico de la rehabilitación, que incluye el traslado en camilla de su situación actual hasta el acceso a la oficina principal de Abanca por la calle de los Olmos, donde el público será partícipe de los trabajos. Podrá contemplarlos in situ. Con esta finalidad, se realizarán las actuaciones técnicas necesarias para conseguir que se recupere de tantos años de olvido de la mejor forma posible y también con la intención de volver a ofrecerle a la mirada un paisaje onírico que el coruñés plasmó para deleite del personal que acudía al Banco Hispano Suizo. Desde Abanca añaden que para su exhibición se tendrán en cuenta las condiciones ambientales que garanticen su preservación y permitan la accesibilidad al público general con fines educativos y culturales.
La empresa partirá de la premisa de respetar al máximo el contexto original de la obra, de ahí que se escogiese un local cercano que evitase más deterioros. Mantendrá la misma orientación y su puesta en escena será como lo que es, un mural, así es que en el espacio elegido se recreará un bloque que hará de sustento de la obra. Su destino final se acompañará de forma rotatoria de otras obras del genio pertenecientes a la colección de Abanca con una pantalla, donde se podrá ver el vídeo de la restauración y acceder al resto de la colección.
El informe técnico encargado a principios de año por Abanca a la empresa Arteca sirvió para constatar el mal estado de la pieza que nació para decorar la sede del Banco Hispano Suizo y recomendar su traslado manteniendo el soporte original mediante la técnica “stacco a masello”, que consiste en arrancar la pintura mural incluyendo parte del mismo.
El mural fue extraído en las últimas semanas siguiendo estas directrices y con el visto bueno de la Dirección Xeral de Patrimonio.

Abanca asumirá la rehabilitación del mural de Lugrís y su exposición