Los exdelegados del Gobierno celebran el 30 aniversario de su sede

El delegado del Gobierno y los cinco exdelegados descubrieron una placa conmemorativa | javier alborés
|

La sede de la Delegación del Gobierno en Galicia cumplía ayer 30 años y el acto de celebración de esta efeméride reunió al actual ocupante del puesto y a cinco de sus predecesores.

Tal y como afirmaba el que fuera delegado del Gobierno en Galicia entre los años 2000 y 2004, Arsenio Fernández de Mesa, el acto de ayer era una suerte de exaltación de la amistad que une a las diferentes personas que ocuparon este cargo, “pese” a los diferentes momentos políticos.

El actual ocupante del puesto, Javier Losada, presidió el encuentro y entregó una insignia de plata a los cinco participantes del acto: el citado Fernández de Mesa, Juan Manuel Diz Guedes, Manuel Ameijeiras, Antón Louro y Santiago Villanueva. Del acto se excusó, por motivos de salud, Samuel Juárez.

Losada también se unió a los mensajes de unión pese a las diferencias y apelaba al “entendimiento” y al “encuentro” de todos los polos, todo ello para la construcción de un futuro “más allá de la mascarilla”.

Sobre este entendimiento y encuentro, Losada recordaba que la sede de la delegación ha sido un lugar de acogida para visitas institucionales de todo el mundo, que han plasmado en el mismo mensajes  por se entendimiento en diferentes idiomas.

Los delegados descubrieron en el acto una placa que decorará la sede y homenajeará, precisamente, los 30 años que cumplía ayer el edificio.

Recuerdos 
Los cinco ocupantes del puesto en el pasado que acudieron ayer al acto aprovecharon para recordar su paso por esta institución gubernamental.
El primero en tomar la palabra fue Diz Guedes, en el cargo entre el 96 y el 2000, quien recordó algunos de los momentos históricos a los que tuvo que hacer frente, como el hundimiento de Bens. A modo de finalización, y tras hacer un balance de su paso por la delegación, pidió “disculpas” por los “problemas” que pudieran haber causado sus decisiones”.

Ameijeiras (2004-2009) realzó el papel de la institución y recordó que fue “un orgullo” representar al Estado “en mi propia tierra”. Mientras que Louro (2009-2011) mencionaba la enorme modernización tras la Transición. Villanueva fue el último en hablar y, además de elogiar a sus predecesores, agradeció también el importante papel de los medios.

Los exdelegados del Gobierno celebran el 30 aniversario de su sede