El Ayuntamiento de Santiago espera que las imputaciones no afecten a su gobierno

solo una semana después de que aduanas registrase la casa de conde roa, este fue imputado archivo ec.
|

Después de que el PPdeG en pleno, incluido su presidente, Alberto Núñez Feijóo, garantizasen la gobernabilidad del Ayuntamiento de Santiago, en el propio consistorio parecen dudar de este extremo y rebajan la absoluta rotundidad del presidente a un sencillo “espero”. Así, la edil compostelana de Réxime Interior e Persoal, Amelia González, confió ayer en que las imputaciones que el marco de la operación “Pokémon” “no afecten nada” al gobierno local y a su funcionamiento.

La concejal se refería así no solo a la última imputación del exalcalde compostelano Gerardo Conde Roa, sino también a las anteriores, que incluyen al actual regidor, Ángel Currás y a otros cargos y ediles, aunque algunos de ellos ya han dimitido de la alcaldía e incluso han salido de la formación política.

“Espero que no afecte a nada –la imputación de Conde Roa–, como espero que no afecte ninguna de la imputaciones ni ninguna de las acciones de la justicia que está teniendo en este momento”, indicó la edil durante un acto en homenaje a Rosalía de Castro al ser preguntada por los informadores.

 

la investigación

Conde Roa recibió la cédula de citación como imputado para declarar el próximo día 4 de marzo poco más de una semana después de que se efectuase un minucioso registro en la vivienda que posee en la capital gallega el pasado 14 de febrero.

La inspección se practicó el mismo día en el que fueron detenidos su exasesor Ángel Espadas, que está en prisión y suspendido de militancia en el PPdeG, y el exedil de Seguridad compostelano Albino Vázquez Aldrey, que dejó todos sus cargos –también el escaño en la Diputación de A Coruña– y la militancia en el PPdeG, y está en libertad previo pago de una fianza.

Fuentes consultadas indicaron a Efe que en el caso de Conde Roa las indagaciones se centran en si cometió prevaricación e incurrió en tráfico de influencias.

La operación “Pokémon”, que comenzó en el juzgado de Lugo que dirige Pilar de Lara, investiga una supuesta trama para obtener concesiones y contratos públicos de manera irregular en varias ciudades gallegas aunque en su segunda fase, “Manga”, la investigación no solo se circunscribe al territorio gallego, sino también a Asturias y Cataluña.

En el caso “Pokémon” está imputado el actual regidor de Santiago, aunque no se fijaron para él medidas cautelares, así como el regidor de Lugo y presidente del PSdeG, Xosé Clemente López Orozco, sobre el que tampoco pesan cautelares.

Pero además figuran otros imputados, entre otros, el exalcalde de Ourense Francisco Rodríguez (PSdeG), que dejó el cargo; el exregidor de Boqueixón, Adolfo Gacio (PPdeG), que también abandonó la alcaldía, y un exconcejal del BNG en el Ayuntamiento de Ourense, Fernando Varela.

Estos imputados revelan que la operación es transversal, afecta a políticos de los tres partidos tradicionales en Galicia –PP, PSdeG y BNG– y a varias de las localidades más importantes.

La segunda fase, “Manga”, derivó ya en varias dimisiones, y, así, el pasado jueves renunciaron a sus puestos el hasta la fecha alcalde de Sant Hilari Sacalm, Robert Fauria, de CiU, y el secretario de Organización de ERC, Josep Carrapiço, que dimitió tras haber sido llamado a declarar con la voluntad de “no perjudicar” a su partido pese a no estar imputado.

 

El Ayuntamiento de Santiago espera que las imputaciones no afecten a su gobierno