Las tensiones entre Grecia y Austria marcan la reunión de la UE sobre la crisis de los refugiados

23/02/2016 Refugiados llegan a un centro de acogida de Idomeni, en Grecia. La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de que hay miles de personas atrapadas en Grecia y los Balcanes por la repentina imposición de restricciones fronteriz
|

Las tensiones entre Grecia y Austria marcaron la reunión de ministros de Interior de la Unión Europea que debía servir para reafirmar el compromiso con una estrategia común, pero en la que el político heleno acusó a Viena de actuar de manera “hostil”.
Los ministros griego, Giannis Mouzalas, y austríaca, Johanna Mikl-Leitner, protagonizaron un enfrentamiento durante una “tensa” discusión sobre la necesidad de dejar de lado las medidas unilaterales, para afianzar la respuesta europea.
El enfado del Gobierno griego por no haber sido invitado a una reunión en Viena con los países de la llamada ruta de los Balcanes –que recorren los refugiados en su huida hacia países del norte de la UE–, llevó incluso a Atenas a convocar a su embajador en Viena.
Cuando Mikl-Leitner defendió ante sus socios de la UE la iniciativa de reunirse con los países balcánicos, por ser habitual mantener contactos con sus “socios”, el ministro griego tachó esta iniciativa de acción “hostil” y le echó en cara a la austríaca que sus socios “son los Estados miembros, la UE”.
Varias delegaciones intervinieron para pedir calma, entre ellas la francesa y la luxemburguesa, y los países del sur (Italia y Chipre) mostraron su apoyo al representante griego, por los esfuerzos del país para tratar de contener la crisis migratoria.
En los últimos días, tanto desde la Comisión Europea como desde la presidencia de turno de la UE, que este semestre ocupa Países Bajos, trasladaron la necesidad de acordar una respuesta “coordinada” para solucionar la crisis migratoria y reprochar la puesta en marcha de medidas “unilaterales” desde los Estados miembros.

“BLOQUEAN”
“No podemos permitir que esta crisis pase a ser una razón más de fricciones entre estados miembros o con países de la región”, opinó el comisario, para quien son las respuestas individuales las que “bloquean” el éxito de la estrategia europea.
Avramopoulos, que descartó que la llamada a consultas del embajador griego en Viena suponga la ruptura de relaciones entre dos estados miembros, aseguró que los 28 coinciden en la disposición de avanzar en una solución común.
Mientras, el comisario pidió más información a Hungría para que “aclare” las condiciones del referéndum que prevé convocar sobre la cuota de acogida de refugiados que ya comprometió con la UE y se mantiene en contacto con Austria por las dudas de la legalidad de imponer un cupo diario a la entrada de demandantes de asilo.
El Gobierno de Hungría respondió que el referéndum sobre las cuotas de reparto de refugiados afectará solo a propuestas futuras, si bien los acuerdos previos están recurridos.

CRISIS HUMANITARIA
En cualquier caso, Avramopoulos y Dijkhoff coincidió en señalar la urgencia de tomar medidas eficaces a nivel europeo para contener el flujo masivo de refugiados y evitar una “crisis humanitaria”. Su amenaza es “real” y está “cerca”, alertó el comisario.
Bruselas trabaja ya en un “plan de contingencia” para apoyar a los países más afectados, sobre todo Grecia, en donde miles de demandantes de asilo se han instalado. Aunque el comisario no adelantó detalles del proyecto, se espera que sea presentado en breve, probablemente la semana próxima, a tiempo para la cumbre entre la UE y Turquía del 7 de marzo.
Junto a la Comisión, varios de los estados miembros alertaron en las últimas fechas de que el tiempo se agota y de que es necesario lograr resultados tangibles.
Las cifras de llegada de inmigrantes indocumentados, con derecho al asilo o sin él, siguen siendo “muy elevadas”, según varias fuentes, y se exige tanto a Turquía como a Grecia determinación para contener el flujo y hacer caer el número de entradas antes de la cita del 7 de marzo.

Las tensiones entre Grecia y Austria marcan la reunión de la UE sobre la crisis de los refugiados