Juzgado por apuñalar al portero de una discoteca de Juan Flórez

|

El Ideal Gallego-2011-05-28-011-3237daa2

m. pérez > a coruña

  Un hombre verá al juez en las próximas semanas acusado de varios delitos y faltas de lesiones, amenazas y atentado, después de una pelea en una céntrica discoteca de la calle de Juan Flórez. Según la acusación pública, apuñaló y agredió, auxiliado por su hermano, a los porteros del establecimiento y después de ser detenido, continuó sin deponer su actitud y pegó también a los agentes de Policía.  Le piden por todos los delitos una pena cercana a los seis años de cárcel.
Tal y como se recoge en el escrito facilitado por la Fiscalía, uno de los dos familiares fue expulsado del local por un miembro del personal por su conducta y, lejos de abandonarlo, respondió de forma violenta.
Primero uno le lanzó un vaso que le estalló en la cabeza al trabajador y, acto seguido, el otro se abalanzó sobre él. Ambos le golpearon repetidas veces, hasta que sus compañeros salieron en su ayuda. Fue en ese momento cuando, siempre según el fiscal, el principal imputado, sacó una navaja de nueve centímetros de hoja y la hundió en el costado del portero, luego se apartó de él e hizo ademán de clavársela en el estómago a su compañero para intimidarlo.
Los responsables del negocio avisaron enseguida a la Policía que se personó ante la discoteca. Al ver acercarse el coche, el imputado huyó, por lo que tuvieron que perseguirlo. Cuando lo alcanzaron, intentó zafarse de la detención a base de patadas, que le provocaron al funcionario contusiones en las tibias y arañazos en la cara.
El imputado fue trasladado entonces a la Casa del Mar y allí comenzó a golpear los objetos que encontró a su alcance. Rompió una lámpara con lupa propiedad del Sergas y cuyo coste ascendió a 82 euros. Por estos delitos le piden una pena de casi seis años de prisión (cinco y once meses) y una indemnización de alrededor de 6.000 euros. Entre las acusaciones hay también una por amenazas referidas al momento en que exhibió el cuchillo.
Su hermano, sin embargo, sólo ha sido imputado por una  falta de lesiones –por pegar a uno de los porteros–, por lo que la acusación público solicita para él una condena de 12 días de localización permanente.


 

Juzgado por apuñalar al portero de una discoteca de Juan Flórez