Un juez ordena suspender el nombramiento de Lula da Silva como miembro del Gobierno

|

El juez federal Itagiba Catta Preta Neto ordenó suspender el nombramiento del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva como miembro del Gobierno, con el argumento de que su toma de posesión podría entorpecer la investigación judicial en curso.
“La ostentación y el ejercicio del cargo puede dar lugar a una intervención, indebida y odiosa, en la actividad policial del Ministerio Público y del Poder Judicial”, esgrimió Preta Neto en una resolución de dos páginas.
El juez considera que la designación de Lula como jefe de la Casa Civil es “una intervención directa, por parte de la presidenta (Dilma Rousseff) en los órganos del Poder Judicial para desplazar las competencias” para investigar al líder izquierdista.
Una vez tomó posesión del cargo, ayer mismo, Lula se convirtió en aforado, lo que significa que las pesquisas relativas al exmandatario dirigidas por el juez federal Sergio Moro por su presunta implicación en la trama corrupta de Petrobras pasarán ahora al Tribunal Supremo. Preta Neto cree que “este ha sido el único motivo de actuación” para Rousseff, por lo que apuntó que podría ser culpable de un delito de responsabilidad por “atentar contra la Constitución y especialmente contra el libre ejercicio del Poder Judicial”. 
En relación a la posible responsabilidad criminal de Rousseff, el juez ordenó remitir un oficio al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y al procurador general, Rodrigo Janot, para que lleven a cabo “las providencias inherentes a sus respectivos cargos”.
En consecuencia, el juez ordenó la destitución cautelar de Lula como jefe de Gabinete, incluyendo también “cualquier otro que le otorgue la prerrogativa del foro”, así como el “inmediato cumplimiento” de esta resolución. Preta Neto aceptó así la demanda colectiva presentada por el abogado Enio Meregali Junior. El juez advirtió de que podría haber “innumerables acciones conexas con esta en todo el país”, algo “común en situaciones de gran repercusión”.
Por su parte, el Gobierno brasileño anunció que recurrirá la orden de Preta Neto. Por otro lado, el Partido Socialista de Brasil presentó ayer ante el Tribunal Supremo una solicitud para que la designación de Lula sea declarada inconstitucional. 
Mientras, miles de personas se manifestaron en las principales ciudades de Brasil contra Rousseff y la designación de Lula da Silva como jefe de la Casa Civil. Las mayores movilizaciones tuvieron lugar en Brasilia, donde se produjeron manifestaciones a favor y en contra del Gobierno. “Ya ha tomado posesión”, gritaban unos. “Lula, ministro de nada”, corearon los otros.

Un juez ordena suspender el nombramiento de Lula da Silva como miembro del Gobierno