Tiñen de rojo el agua de las fuentes de los Surfistas y del Palacio de la Ópera

|

Un grupo denominado “Anarquistas contra as cadeas” realizó durante la madrugada de ayer varios ataques vandálicos con los que trata de atraer la atención pública sobre la situación de los presos en las cárceles. Algunas fuentes amanecieron con el agua totalmente roja, como la de los Surfistas, en el Paseo Marítimo, y la del Palacio de la Ópera. Los supuestos autores también dejaron decenas de pintadas en paredes y marquesinas del centro de la ciudad, donde se podía leer el mensaje “Cárcere=tortura”.

Un grupo anarquista reivindica a través de internet el ataque y decenas de pintadas con el lema “Cárcere=tortura”

Según explican en un comunicado difundido por internet, es su manera de “romper os muros de impunidade que gardan estes modernos centros de exterminio encuberto, e que invisibilizan o constante abuso de autoridade”. La razón de que decidieran emplear un tinte rojo para colorear las fuentes es precisamente para descubrir a la ciudadanía la situación de la población reclusa: “Xa que eles (las autoridades) alonxan os cárceres onde ninguén poida velos, nos achegaremos o sangue dos presos ata onde salpique ás limpas conciencias dos cidadáns”.

El servicio de mantenimiento de las fuentes, que recientemente ha cambiado de concesionaria, tuvo que trabajar duro durante toda la mañana para limpiar los rastros de la metafórica sangre. Las labores no concluyeron hasta bien entrada la tarde. Las pintadas, realizadas con una plantilla y pintura también roja, aún eran visibles a última hora.

 

Torturas > También en el viaducto de la avenida de San Cristóbal sobre Alfonso Molina una pancarta que rezaba: “Cárcere=Tortura. Mais de 50 presos en loita no estado”. Los anarquistas se referían a que des octubre del año pasado ha tenido lugar en los centros penitenciarios españoles un movimiento “contra as torturas e os malos tratos” que, aseguran, los internos reciben de los funcionarios. Este maltrato no se refiere, o no solo, a la agresión física, sino también a la “dispersión, aislamiento, desasistencia sanitaria, medicación forzosa, el tratamiento penitenciario, los permisos de calidad, el control telemático” y, prácticamente, casi todo el sistema penitenciario.

Según el comunicado que se distribuyó a través de internet, en este momento hay 52 presos que protagoniza cada primero de mes una jornada de ayuno, al tiempo que se dirigen mediante escritos a diputados y senadores denunciando el supuesto maltrato. Estas mismas fuentes afirman que algunos de estos ayunos se realizan semanalmente.

Aunque la campaña de ayuno comenzó hace meses, parece que no ha tenido todo el eco que hubieran deseado los organizadores, por lo que pasaron a instar a sus seguidores a “utilizar la imaginación”.

La Policía investiga la autoría de los hechos y espera dar pronto con los autores, a quien se les podría pedir cuentas por los daños causados tanto en las fuentes como en el mobiliario urbano que utilizaron como soporte para sus mensajes.

Tiñen de rojo el agua de las fuentes de los Surfistas y del Palacio de la Ópera