El agente de banca que estafó a vecinos de Laxe captó ahorros por valor de 17 millones de euros

Copia de Diario de Bergantiños-2014-05-28-005-3ecda5c3
|

Laxe vive una auténtica conmoción desde el pasado lunes, cuando se confirmaron los rumores que apuntaban a que el agente del Banco Santander en la localidad había estafado a numerosos ahorradores. Todo empezó cuando una laxense trató de sacar dinero en un banco de Barcelona y comprobó que le faltaba parte de saldo. Con todo, cuando la noticia de la presunta estafa empezó a propagarse como la pólvora fue a raíz de que otra vecina que tenía un depósito de 200.000 euros, acudiese el lunes a la sucursal de Carballo y observase que solo le quedaban 80.000.
Este hecho hizo que numerosos ahorradores pasasen ese mismo día en masa por la oficina del Banco Santander de Ponteceso, de la que depende el agente en cuestión, para comprobar el estado de sus cuentas. Así fue como muchos de ellos se enteraron que buena parte de los capitales que pensaban que tenían depositados a plazo fijo habían desaparecido, en tanto que otros vieron asombrados como ni tan siquiera tenían cuenta alguna abierta, por más que disponían de cartillas expedidas por el supuesto estafador en las que figuraban escritas a máquina las cantidades depositadas en su día.
Las colas de los afectados continuaron durante las primeras horas del día de ayer, hasta que los responsables del Banco Santander acordaron citar individualmente a cada cliente para estudiar caso por caso, y evitar así unas aglomeraciones que suponían una mala imagen para la firma bancaria.
Según ha transcendido, el modus operandi del agente consistía en captar clientes ofreciéndoles elevados tipos de interés a cambio de depósitos a plazo fijo. Luego él se encargaba de negociar con ese dinero, que empleaba para conceder préstamos a autónomos y empresas a los que el propio banco se los había denegado. Los interesados, como contrapartida, pagarían intereses que dejaban márgenes de beneficio al propio agente y le permitían pagar los intereses prometidos a los ahorradores.
Este sistema habría funcionando durante un tiempo hasta que en un determinado momento, según sospechan los estafados, el agente se arriesgó con alguna fuerte inversión que le salió mal y entró en una espiral de la que ya no pudo salir, echando mano progresivamente del dinero de sus clientes. Todo ello a espaldas del propio banco y de los interesados, alguno de los cuales está comprobando estos días como sus depósitos se emplearon para comprar acciones de bolsa sin que ellos tuviesen constancia alguna ni diesen su consentimiento expreso.

Cantidades muy diversas
Las cantidades desfalcadas son muy diversas por cuanto  van desde unos cuantos miles de euros hasta los 120.000, pasando por cifras intermedias como 15.000, 18.000, 50.000, 70.000, 105.000 euros, etc. Algunos vecinos creen que el montante total de la estafa podría rondar los 3 millones de euros. Quienes piensan de este modo basan su afirmación en la aparente valía profesional y humana del agente, que estaba muy bien considerado en el pueblo, al punto de que se piensa que alrededor del 80 por ciento de las familias eran clientes suyos.
Personas que le conocen bien aseguran que en la actualidad y a través de su bolsa de clientes, movía en torno a los 17 millones de euros.

El agente de banca que estafó a vecinos de Laxe captó ahorros por valor de 17 millones de euros