Cid critica a Vueling por no atender a los pasajeros “atrapados” en Alvedro

El Ideal Gallego-2015-04-11-007-a4c31f1a
|

La presidenta del Consorcio de Turismo y concejala del ramo, Luisa Cid, criticó ayer la escasa atención prestada por Vueling a los más de 200 pasajeros que se quedaron atrapados en la noche del miércoles en Alvedro a consecuencia de la huelga de controladores aéreos en Francia y de un problema técnico. Los viajeros, que ayer pasaron de forma constante por el mostrador de reclamaciones del aeropuerto, denunciaron que incluso hubo dificultades a la hora de que los realojaran en un hotel de la ciudad. Así, lamentaron la escasa previsión de la compañía.

El alcalde, Carlos Negreira, mostró ayer su pesar por la situación que vivieron cientos de ciudadanos en la noche anterior en la terminal de Alvedro. Aseguró que el hecho de que Vueling “rompiese” sus viajes a Londres y Sevilla “es un fastidio”, si bien fue la concejala Luisa Cid la que cargó contra la aerolínea.

“Que pasen estas cosas es inevitable pero la atención tiene que ser primordial; debe de ser exhaustiva”, aseguró la máxima responsable del Consorcio de Turismo. La edil recalcó que “familias con niños y personas en situación de urgencia” se sintieron atrapadas y que la empresa debería haberles informado sobre las circunstancias en las que se encontraban.

Decenas de reclamaciones

Esa misma queja fue la que se escuchó ayer, durante casi toda la jornada, en el aeródromo. Desde primera hora de la mañana comenzaron a llegar los pasajeros del vuelo a Londres que se canceló ayer y que fueron recolocados en un nuevo avión que partió a las 10.00 horas.

Según informaron fuentes de Vueling a este diario “la huelga terminó esta mañana [por ayer]”. “Tenemos a todo nuestro departamento de operaciones trabajando para que ningún pasajero más se vea afectado”, concretaron las mismas fuentes. Si bien la idea era que parte del pasaje a Sevilla volase a las 20.45 horas, finalmente la conexión se retrasó y salió unos minutos antes de las diez de la noche.

Antes, el malestar era generalizado y así lo hicieron saber muchas de las 134 personas que en la noche del jueves pretendían viajar a Andalucía. “Nos mandaron llamar a un número en el que el minuto cuesta casi dos euros para pedir otro vuelo y te contestaba una máquina pero nadie te cogía”, explicó Pilar Bouzas.

En su opinión, todos fueron “engañados” mediante la poca información que les llegaba. “Estamos muy indignados porque nos dejaron tirados y nos obligaron a buscarnos la vida tras decirnos que se cancelaba la línea sin darnos el motivo”, afirmaba Bruno Barbosa, al tiempo que hacía cola en el mostrador de información.

Para Cayetano Sáez es “una vergüenza que la información costase un euro y pico el minuto”. Por su parte, David González se quejó de que “todo fue penoso, un desastre”.

Y es que incluso cuando los enviaron a un hotel de la ciudad muchos pasajeros tuvieron problemas. El hospedaje, que se vio desbordado por el aluvión de huéspedes, tuvo que derivar a gente a otro establecimiento.

Cid critica a Vueling por no atender a los pasajeros “atrapados” en Alvedro