La ciudad necesita más de 47 millones del Estado para continuar con las grandes infraestructuras

Alvedro es una de las infraestructuras en manos de Fomento quintana
|

Con el grueso de los Presupuestos Generales para 2012 sobre la mesa, la ciudad está a la espera de conocer las partidas consignadas en las cuentas del Estado para dar continuidad a los principales proyectos en marcha. Especialmente importantes son los fondos incluidos en el anexo de inversiones del Ministerio de Fomento, ya que del dinero que aporte Ana Pastor dependerá el poder cumplir o no los plazos de obra en la Tercera Ronda; dar continuidad a la ampliación de la pista de aterrizaje de Alvedro y confirmar la construcción de la nueva terminal del aeropuerto, y dar luz verde, de una vez por todas, al desdoblamiento de Alfonso Molina. En total, la ciudad necesita que el Gobierno central invierta 47,5 millones de euros para que los tres proyectos puedan seguir su curso.

La ampliación de Alfonso Molina podría recibir diez millones para su proyecto de ampliación

En el caso de la Tercera Ronda, el departamento del exministro José Blanco destinó 8,6 millones para la ejecución del tramo entre Lonzas y A Zapateira en los presupuestos de 2011. En esas cuentas, los socialistas reservaban el grueso de la financiación para este año: 60,5 millones. Pero los planes de la nueva ministra de Fomento son otros, de acuerdo con lo dicho por Pastor durante su reunión de trabajo con el alcalde, Carlos Negreira. Según aseguró en ese momento, la intención de su departamento es incluir una partida de unos 16 o 17 millones de euros, que es lo que se calcula que se podrá invertirá hasta final de año, y que se sumaría a los 16 millones inyectados ya por su departamento en estos tres primeros meses de 2012. El resto del dinero necesario para finalizar la obra –el contrato con la adjudicataria termina en el último trimestre de 2013– se dejaría para el próximo año, unos 30 millones de euros.

 

Compromisos > Del departamento de Ana Pastor también dependen todos los proyectos pendientes en Alvedro. Solo el aeropuerto necesita unos 22 millones para cubrir con los plazos de inversión previstos tanto en el plan de ampliación de la pista de aterrizaje como para la construcción de la nueva terminal.

El año pasado, Alvedro recibió 22 millones de euros, de los que más de 17 se destinaron a la mejora de la pista. Según los plazos marcados por Aeropuertos Españoles y de Navegación Aérea (AENA) en las cuentas del año pasado, el Gobierno central debería invertir en 2012 más de 10,5 millones en expropiaciones de terrenos y 9,8 millones en la ampliación de la pista de vuelos. Para la nueva terminal se preveía para este año un gasto de 1,2 millones para el pago de la redacción del proyecto de ampliación y remodelación de la terminal del edificio.

Otra de las infraestructuras que depende del desembolso que realice el Ministerio de Fomento es la ampliación de Alfonso Molina. En su visita a la ciudad del pasado sábado, Ana Pastor garantizó la recuperación del proyecto para el desdoblamiento de la avenida, y se comprometió a que en las cuentas de este año se reservaría una partida de diez millones de euros, que servirían para poner en marcha la ejecución de este proyecto, que el anterior Gobierno central había dejado sin fondos en las cuentas de 2011.

 

En el aire > Pero las infraestructuras viarias o aeroportuarias no son las únicas que dependen del Estado. Se espera que a principios de esta semana se conozcan ya todas las partidas reservadas por el gobierno de Mariano Rajoy para la ciudad. Entre ellas, la destinada para la regeneración de la ría de O Burgo, que el año pasado fue excluida de los Presupuestos Generales.

Visto el recorte sufrido por todos los ministerios, es probable que desaparezca del mapa de inversiones el Centro internacional de Recursos sobre la Cultura Europea de A Coruña, comprometido por el exministro César Antonio Molina, y que ya la socialista Ángeles González-Sinde decidió abandonar en el camino, dejándolo sin ninguna dotación presupuestaria en las cuentas del Estado del año pasado.

La ciudad necesita más de 47 millones del Estado para continuar con las grandes infraestructuras