Fomento y Ayuntamiento continúan sin un acuerdo para Alfonso Molina

El Ideal Gallego-2016-01-19-003-56631946_1
|

Mes y medio después de que el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, acudiera a Madrid para presentar la propuesta municipal para reformar Alfonso Molina a los responsables de Fomento, no se ha dado a conocer ninguna conclusión. Y tanto el ministerio como el Gobierno local reconocen que no se ha avanzado de forma significativa en las negociaciones, mientras que en Santiago, las obras de ampliación de su circunvalación de la AP-9, que también debe subvencionar Audasa, hará el mes que viene un año que comenzaron, y se espera que finalicen antes que 2016. “Hai avances pero ningún punto de inflexión que podamos publicitar”, asegura el alcalde, Xulio Ferreiro. 
En principio, Madrid no ha rechazado la propuesta coruñesa. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, se limitó a señalar: “Seguimos trabajando, como hicimos con el anterior alcalde, Carlos Negreira”. Pastor hizo estas declaraciones en el transcurso de una presentación de Salvamento Marítimo en el aeropuerto de Alvedro. Además del propio Negreira, estaba presente el alcalde, Xulio Ferreiro, que escucharon sus palabras sobre la polémica ampliación de Alfonso Molina. 
Por el momento, los dos gobiernos, el central y el local, están de acuerdo en dos cosas: en la importancia que tiene para la ciudad Alfonso Molina y en que esta avenida puede ser al mismo tiempo “funcional” (en palabras de Pastor) y “humana, a la altura de que necesitan los vecinos de A Coruña”. Por su parte, Ferreiro reconoció que “hai bastante tempo que presentamos a nosa proposta”, pero mantiene que existe un “bo entendemento e unha boa interlocución coa ministra”. E incluso sintonía: “Estamos na misma idea: a de compatibilizar a profundidade da avenida co dereito dos veciños de ter unha avenida do século XXI con espacios de esparcimento y posiblidades de mobilidade alternativa”.
 
ensanchar
En un principio, la postura del Gobierno local era que la ampliación resultaba innecesaria, aunque apostaba por una profunda remodelación de la avenida, para integrarla en la ciudad, con más espacio para el transporte público y zonas verdes, pero sin tener que ensancharla con un carril más en cada sentido (solo en parte del recorrido), como era el plan original del gobierno de Carlos Negreira. .
Esta propuesta fue rechazada por Fomento, que alegaba que causaría problemas de movilidad en el enlace con Matogrande. El Ayuntamiento también se vio obligado a renunciar a su idea de plantar árboles en la mediana y sustituirlos por matorral bajo. Eso significa que la separación sería más estrecha y el espacio ganado permitiría pintar carriles más anchos aunque que los que pretende el Ministerio. Pero tras enviar la propuesta, el 23 de noviembre, Ferreiro había advirtió de que “será difícil que cada un asuma as súas obrigas se non estamos contentos coa obra”.

Fomento y Ayuntamiento continúan sin un acuerdo para Alfonso Molina