El Ayuntamiento saca a licitación el derribo de las casas de San José

Vista de las viviendas, en la carretera de Meicende | javier alborés
|

El Ayuntamiento ha sacado a licitación la demolición de las viviendas de San José, situadas en la carretera a Meicende, que llevan más de una década siendo un punto negro de tráfico de droga.

El presupuesto base sin impuestos asciende a 219.183,48 euros y los trabajos, que estaban previstos para antes del verano, tendrán un plazo de 14 semanas. Con el derribo de los inmuebles, reza el proyecto, se pretende “dejar el solar completamente libre de edificaciones y cierres en la zona que ocupará en un futuro la avenida de Finisterre, cuando se efectúe en esta la ampliación decalzada”.

El Gobierno local da cumplimiento así a un proceso que se inició antes de este mandato, y que se ha alargado muchos años durante los cuales, el clan procedente de Penamoa se convirtió en dueño del lugar.

Características
La actuación incluirá la demolición de los vallados existentes, además de anular las acometidas –previa comunicación a las compañías suministradoras y siguiendo sus indicaciones– e instalar cuadros eléctricos y tomas de agua adecuados para la obra. Se llevará a cabo un desbroce en la parcela y se retirarán los árboles queden fuera de alineación según planeamiento, conservando aquellos que no interfieran en el sistema general. Una vez que todos los elementos estén retirados de la parcela se procederá a el cierre de la misma y se estudiarán las medidas a adoptar.

La zona a intervenir comprende 18 fincas donde se disponen viviendas unifamiliares aisladas o entre medianeras. Dentro de alguna de ellas, además de las viviendas, se pueden observar pequeñas edificaciones auxiliares, así como alguna solera de hormigón que da acceso a los inmuebles, explica el proyecto.

Punto negro
San José es el principal lugar de venta de heroína en la ciudad junto con las viviendas de Orillamar y ni siquiera las redadas periódicas de la Policía Nacional han conseguido solucionar el problema. 

En los últimos diez años se llevaron a cabo dos grandes redadas contra este punto negro: una en 2012, cuando varios integrantes del clan acabaron en la cárcel aunque solo se hallaron 60 dosis de cocaína y cinco de heroína, y otra en noviembre de 2018, donde se incautaron de 20 gramos de esta sustancia y otros tantos de cocaína.

El Ayuntamiento saca a licitación el derribo de las casas de San José