Curtis congela los impuestos por cuarto año consecutivo para ayudar a las familias

Sesión plenaria en el municipio curtiense quintana
|

El Gobierno de Curtis congelará un año más, y ya van cuatro, los impuestos municipales en 2017, con el objetivo de ayudar a las economías familiares.
Los vecinos pagarán, por lo tanto, lo mismo que abonaban en 2013, gracias a unos presupuestos que Javier Caínzos y su equipo llevarán a pleno el próximo miércoles 14, y que ascienden a 4.134.456 euros.
La congelación tributaria afectará tanto a los servicios que presta directamente el Ayuntamiento como a los gestionados a través de concesionarias, por ejemplo, el tratamiento de agua potable y el saneamiento de aguas residuales, en los que la Administración local asumirá la subida del IPC para que no repercuta en los vecinos.
Desde el Consistorio curtiense aseguran, además, que se mantendrán las bonificaciones del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las explotaciones ganaderas y familias numerosas, ya aplicadas este año.
El presupuesto para 2017 ha aumentado un 2,6% respecto a 2016. En lo referente a los ingresos, el mayor aumento previsto será gracias a las licencias urbanísticas, con la implantación de nuevas empresas en el polígono industrial. La recaudación, dicen desde Curtis, pasará de 12.500 euros este año a 168.000 el próximo, creciendo un 92,5%.
Suben, también, en un 13% los ingresos por transferencia del Estado y del Fondo de Cooperación Local –de 1.630.727 a 1.874.270 euros– y bajan un 18,8% las transferencias de capital –de 653.522 a 530.344 euros–.
El Ayuntamiento afirma que mantiene sus cuentas “saneadas y sin endeudamiento” y que bajará los gastos corrientes en un 6,4% para 2017.

Curtis congela los impuestos por cuarto año consecutivo para ayudar a las familias