El relevo en el banquillo

El nuevo técnico dirigió su primera sesión en la Ciudad Deportiva de Abegondo tras mantener una charla con los jugadores | pedro puig
|

Rubén de la Barrera cogió ayer el testigo de Fernando Vázquez en el banquillo del Deportivo. El coruñés lleva ahora la batuta en el vestuario del equipo de su ciudad, de su corazón, un reto que encara con ilusión, pero, sobre todo, con ambición. A fuego, on fire, como dijo él mismo en su presentación ante los medios de comunicación tras una mañana frenética en la Ciudad Deportiva de Abegondo.

La frenética jornada matinal para el Deportivo comenzó pasadas las 10 horas con la visita, a esas instalaciones, del cuerpo técnico saliente. Fernando Vázquez, el preparador físico Manolo Pombo y el segundo entrenador, David Sánchez, cerraron su etapa en la dirección de la primera plantilla blanquiazul. Fue un encuentro emotivo, con muchas palabras de cariño, para poner fin a poco más de un año de contrato en su segunda etapa en el Deportivo.  Se reunieron con los jugadores y también se vieron con el presidente blanquiazul, Fernando Vidal.

Unos salieron y otros llegaron. El nuevo cuerpo técnico  desembarcó hacia las 11 horas y coincidió en el interior de las instalaciones de la Ciudad Deportiva con Vidal y los consejeros que le dieron la bienvenida.

El máximo responsable de la entidad deportivista explicó a los jugadores los motivos que le llevaron a dar un giro de timón, como dijo después en la rueda de prensa, para buscar un cambio de rumbo y salir del bache en el que se encuentra actualmente el Deportivo después de tres partidos sin ganar y dos derrotas, las primeras del campeonato, de forma consecutiva, primero ante el filial del Celta y, después, ante el Zamora, donde Vázquez ocupó por última vez el banquillo del blanquiazul.

En ese encuentro con el presidente y la plantilla, Rubén de la Barrera transmitió el orgullo que sentía por ponerse al frente del equipo del que es fan y al que solo había tenido la oportunidad de defender en el torneo de Brunete cuando era alevín, en 1997. En aquel momento, el Depor aún no tenía categorías de juveniles para abajo y el club estaba representado en el torneo por una selección de jugadores de A Coruña.

Desde aquellos años, en los que José Manuel Corral sustituyó unos partidos al galés John Benjamin Toshack y un poco más al brasileño Carlos Alberto Silva, no había un coruñés (de la ciudad) en el banquillo del equipo herculino.

Una hora después de llegar a Abegondo, de la charla con el presidente y los jugadores en la Ciudad Deportiva, Rubén de la Barrera y los jugadores salieron al césped para desarrollar la primera práctica, para empezar a sentar las bases de lo que quiere que el Deportivo proponga en el terreno de juego. Va a contrarreloj. El domingo debutará ante el Salamanca en El Helmántico en la primera jornada de la segunda vuelta de este periodo de la temporada en el que se decide, entre otras cosas, qué equipos aspiran a seguir luchando por el ascenso.

 

Fernando Vázquez

El entrenador de Castrofeito se despidió de los jugadores y tiene previsto, probablemente este mismo jueves, comparecer en rueda de prensa para poner el broche a esta etapa que acabó de manera prematura por las primeras derrotas del campeonato.

Con Vázquez se va Pombo, que se encargaba de la preparación física del Deportivo, inseparable del técnico de Castrofeito.

David Sánchez, que desarrolló labores de scouting y después fue asistente de Vázquez en los partidos, no continuará en el cuerpo técnico y tampoco se encargará de analizar a los rivales del Deportivo, tarea de la que se encargó en los últimos meses, Juan Ignacio Subirán, que seguirá al frente de esa misma parcela con Rubén de la Barrera.

El relevo en el banquillo