El tío del asesino de Pioz considera “poca” la pena impuesta a su sobrino

04 noviembre 2018 página 59 / 14 junio 2019 página 39 GUADALAJARA, 03/11/2018.- Imagen institucional de la Audiencia Provincial de Guadalajara. El brasileño Patrick Nogueira ha sido declarado hoy por el tribunal del jurado culpable de
|

Walfran Campos, tío del autor del cuádruple crimen de Pioz, Patrick Nogueira, cree que el Tribunal Supremo “ha hecho justicia” con la pena impuesta a su sobrino, pero aseguró que “no está feliz con la sentencia”, pues cree que “es poca” y que debería haber sido prisión permanente no revisable porque “es lo que se merece”.

Así de contundente se mostró Walfran Campos, hermano también del Marcos Campos, el cabeza de familia asesinado junto a su mujer y sus hijos menores en agosto de 2016 en Pioz por su sobrino, tras precisar que, una vez que ha conocido la decisión del Supremo aumentando la pena a Patrick, le vinieron a la memoria muchos recuerdos y lamentando que no haya una prisión más severa para el culpable, aunque sea su sobrino.

“Para mí es poco a lo que se le ha condenado. Debería ser una prisión perpetua no revisable, para toda la vida”, apuntó tras indicar que aunque era su sobrino, Patrick “ha traicionado a toda la familia y a dos niños indefensos”.

Walfran hizo estas declaraciones a raíz de conocerse que la Sala Segunda del Tribunal Supremo condenó a tres penas de prisión permanente revisable y una cuarta de 25 años de prisión a François Patrick Nogueira por los asesinatos de su tío, la esposa de éste, y los dos hijos de ambos (un niño de 18 meses y una niña de 3 años y 10 meses), cometidos entre el 17 y el 18 de agosto del ejercicio del 2016 en la vivienda donde residían las víctimas en la localidad de Pioz.

Los hechos, ocurridos en 2016

El crimen ocurrió el 17 de agosto de 2016, cuando Patrick Nogueira acudió al chalé de Pioz donde vivía su familia; mató a su tío y su mujer, ambos de nacionalidad brasileña, y los descuartizó; acabó también con la vida de los dos niños y guardó los cuerpos en bolsas de plástico. Los cadáveres se descubrieron un mes después, en septiembre de 2016, cuando un empleado de mantenimiento alertó a los vigilantes de seguridad de la urbanización del mal olor que procedía de la vivienda. Dos días más tarde el acusado abandonó España rumbo a Río de Janeiro, aunque regresó el 19 octubre, siendo detenido al desembarcar del avión.

La sentencia, de la que fue ponente el presidente de la Sala de lo Penal Manuel Marchena, desestima el recurso del acusado, un joven brasileño que tenía 19 años en el momento de los hechos. l

El tío del asesino de Pioz considera “poca” la pena impuesta a su sobrino