La NASA pone en duda que exista un noveno planeta

Professor of Planetary Astronomy Mike Brown speaks in front of a computer simulation of the probable orbit of Planet Nine (yellow) at the California Institute of Technology in Pasadena, California January 20, 2016. The solar system may host a ninth planet
|

Una de las responsables del departamento científico de la NASA, Ellen Stofan, puso en duda la existencia de un noveno planeta en el Sistema Solar, tal y como anunciaron esta semana sus colegas del Instituto Tecnológico de California (Caltech).
Concretamente, Stofan se mostró “algo escéptica” ante este logro y explicó a la BBC que, a su juicio, no existen pruebas sólidas que prueben la existencia de este mundo que, supuestamente, orbita más alejado del Sol que Plutón. Stofan dice que la falta de observaciones directas que confirmen la presencia de “Planeta Nueve” significa que no se puede saber a ciencia cierta que está ahí.
El pasado miércoles 20 de enero, el equipo de Caltech anunció el descubrimiento de un planeta 10 veces más masivo que la Tierra que se esconde en el Sistema Solar exterior, orbitando unas 600 veces más lejos del Sol que la Tierra.
Las evidencias de esta presencia son indirectas, es decir, el hallazgo se ha demostrado a través de modelos informáticos que sugieren que hay un mundo ante las extrañas órbitas de varios objetos en el Cinturón de Kuiper, el anillo de cuerpos helados situado más allá de Neptuno.
Pero, los autores de este trabajo, al contrario que Stofan, creen que la evidencia directa podría estar cerca, en forma de una observación a través de telescopio. El científico líder de este estudio, Mike Brown, indicó a “Space.com” que este mundo es “lo suficientemente brillante” como para poder ser visto en su máxima aproximación. 
Mientras, el rover Curiosity de la NASA en Marte está aprovechando la inspección de una duna de arena activa, para realizar maniobras de procesamiento de muestras novedosas.
La arena de la segunda y tercera muestras que el rover sacó con pala de la “Duna Namib”, serán ordenadas por tamaño de grano con dos tamices. El tamiz grueso está haciendo su debut en la misión, y al usarlo también cambia la forma en que la muestra tratada se deja caer en un puerto de entrada para el análisis de laboratorio del rover.
El posicionamiento del rover para tomar estas de la duna planteó un desafío, también. Curiosidad alcanza este sitio de muestreo, llamado “Gobabeb”, el 12 de enero. “Fue bastante difícil de conducir en la arena en pendiente y luego girar en la arena hasta la posición que era mejor para estudiar las dunas”, dijo Michael McHenry, del Laboratorio de Propulsión de la NASA.

La NASA pone en duda que exista un noveno planeta