Judith Mateo: “Creo que soy la única violinista rockera del mundo. Como no haya una china...”

El Ideal Gallego-2018-12-20-036-c7bd854e
|

Estará mañana a las 19.30 horas en Santos Ochoa firmando ejemplares de “101 canciones con las que te ligarías a cualquiera”. Dos horas más tarde, tocará alguna de estas de las que habla en Le Club. Se presenta como la única violinista y rockera del país y muy probablemente del mundo. De Cuenca y con un arco como arma letal capaz de hipnotizar, Judith escoge a Vivaldi y a Bananarama para hacer magia.

Viene a presentar libro y tocar disco, además trabaja para la tele. ¿Cómo compagina todo?
Voy a tope. La mitad son artistas femeninos y la otra, masculinos, donde abarco desde el clásico del que vengo, al folk y al jazz, buenos temas todos, vistos desde los ojos críticos de una músico. 
 
¿Por qué estas 101 tienen tanto poder como para conquistar a cualquiera? 
Cuento características particulares de cada artista para enganchar al lector, qué es para mí esa canción y cómo se ha construido. Al final hay un cuestionario, donde salen las cosas más rarillas y “101 canciones con las que te ligarías a cualquiera” (Ediciones Martínez Roca) es para hablar de otra cosa que no sea el tiempo cuando conoces a alguien. Yo no me ligaré a nadie al que le guste el reggaetón porque eso supondría escucharlo en casa.

¿Cree que se debería llevar un cuestionario musical antes de ligar con alguien?
Sí, es muy importante. Demasiado. 

Contar tanto “chisme” requerirá mucha investigación y contraste. 
Ha sido como una investigación, sí. Llevo diez años en los medios de comunicación, entrevistando a artistas, para lo que tengo que leer, encontrar y contrastar información. En la tele de Castilla La Mancha, en la radio, en el talent show en el que participo como jurado lo hago, por eso no me parece una cosa tan alejada. También escribo una lista de Spotify para que la gente lea y escuche. 

¿Cuáles son las mayores excentricidades de los músicos?
Hay de todo, pero está el caso del bolso perdido de Patti Smith, que se lo devolvieron intacto 40 años después con una camiseta de su hermano fallecido. También hablo del catering que pidió Madonna en México, de los 30 guardaespaldas que solicitó y el monitor de yoga, de las flores cuyos tallos tenían que medir 15 centímetros. Cosas muy surrealistas que tuve que contrastar.

¿Usted también es así?
Soy peor, ya verás la que lío. 

Se presenta como la única violinista rockera de España, ¿ha contrastado este dato?
Sí, yo creo que soy la única del mundo, como no haya una china... Y siendo mujer e instrumentista me ha costado el doble. En este país, el círculo de la música es muy machista. Aún ahora me preguntan por qué no canto, pero, ¿por qué tengo que hacerlo? Fuera en cambio, es la cara opuesta, me ven y me dicen que cómo no he venido antes. En el libro hablo un poco de esto y de cómo funciona la industria musical donde te meten unas canciones todos los días y no se escucha música instrumental. De los festivales, que están manejados por cuatro managers que llevan a sus cuatro artistas. En Galicia aún hay apoyo a las mujeres instrumentistas, mira Cristina Pato, que viaja y lleva la cultura fuera. Después, están festivales como el de Ortigueira. Estáis bien educados, también los catalanes con ese folclore tan fuerte. Eso no pasa en mi comunidad.

¿Es necesario instaurar cuotas de participación femenina para llegar a la igualdad de género en los festivales?
Sí porque nos queda tela marinera. No ha habido apoyo a la mujer, a mí por decir estas cosas me han amenazado programadores diciendo que no me contratarán, pero es así. Por eso, debe existir un cupo de aquí a cinco, ocho años para que las mujeres tengan sus seguidores.

Judith Mateo: “Creo que soy la única violinista rockera del mundo. Como no haya una china...”