Miño pide al Estado que le condone la deuda con los expropiados de Fadesa

06 mayo 2018 página 19 A Coruña.- El área metropolitana exhibe múltiples llagas de una explosión inmobiliaria que llegó tarde En la foto el proyecto urbanístico de Costa Miño Golf en Perbes
|

Miño solicitará al Estado la condonación de la deuda contraida con los expropiados de Martinsa-Fadesa. La moción presentada por el alcalde, Ricardo Sánchez Oroza, como único representante de Miño Plataforma Aberta, contó con el respaldo del Partido Popular, lo que permitió su aprobación en medio de un cruce de acusaciones que por momentos rozó el insulto y alteró los ánimos de los asistentes a la sesión, en la sede municipal de A Carreira. Para el mandatario, el municipio miñense “é un icono” de un modelo que arrastró a España a la crisis y, en consecuencia, corresponde al Estado amparar a las víctimas de aquel período “como demostración do cambio de modelo de país demandado a gritos desde 2008”. 
Los socialistas, que rechazaron emitir su voto, cuestionaron los modos y el contenido incidiendo en que la iniciativa no se ajusta a la realidad, en tanto considera el municipio “víctima” de las especulaciones urbanísticas “cando o certo é que vostedes (PP y Sánchez Oroza) sempre se puxeron do lado da empresa e non dos cidadáns”, intervino el portavoz del PSdeG, Manuel Vázquez Faraldo, quien advirtió que, de manera encubierta, “o que estades pedindo é a intervención do Concello de Miño por parte do Estado”.
En su intervención, el alcalde anunció que solicitará un encuentro para abordar este asunto con el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, y que dará traslado del acuerdo a la Secretaría General de Financiación Autonómica de Hacienda y a la Comisión Delegada del Gobierno de Asuntos Económicos.  

“Insostible”
Para el mandatario municipal, “Miño, o seu territorio e a súa veciñanza foron vítimas dun sistema deseñado en beneficio dos especuladores”, a los que acusa de ser los “promotores dun desenvolvemento insostible e antagónico coa nosa cultura de ocupación do territorio”.
Considera que del “boom del ladrillo” derivó la sentencia judicial que hizo “recaer unha débeda privada sobre unha comunidade, que ademáis de sufrir as consecuencias dunha burbulla inmobiliaria, debe facer fronte a unha débeda millonaria como responsable subsidiario”, continuó el alcalde independiente de Miño.
En este sentido, el regidor considera que se “cumpriu ata o de agora de forma rigorosa coas súas obrigacións financieiras, pero é responsabilidade do Estado liberar a este pobo dunhas imposicións impropias e permitir o desenvolvemento social dun pobo que foi vítima da cultura do pelotazo urbanístico”. Ahora, una vez cubierto el 100% de la deuda principal con los acreedores, la coalición de Gobieno sostiene que “o feito de condonar a débeda” contribuiría “a xerar unha comunidade onde os problemas da xente sexan o único argumento”.

Miño pide al Estado que le condone la deuda con los expropiados de Fadesa