El Puerto y Negreira cerrarán antes de vacaciones el que aspira a ser el diseño definitivo de O Parrote

|

El Ideal Gallego-2011-07-03-002-eb5cb039 

Este será el cuarto verano que la dársena de O Parrote esté cerrada a turistas y vecinos debido a lo que era la construcción de un párking, pero todo parece indicar que también será el último, al menos, con las obras paradas. Enrique Losada y Carlos Negreira coinciden en afirmar que en breve se conocerá el nuevo proyecto y el Puerto confía en que este sea el definitivo puesto que, además de seguirse las indiciaciones aportadas por Patrimonio, se han mantenido conversaciones con este departamento. Así, se espera que, cuando llegue el momento, el organismo autonómico de luz verde a la obra. Para entonces todavía quedará por decidir cómo se compensará a la constructora por el retraso.

c.r. > a coruña


  Tras encontrar una solución para el problema de la financiación de Langosteira, ahora al Puerto le toca encarar el otro de sus grandes problemas, el ya denominado  como agujero de O Parrote. Parece que el desbloqueo de este proyecto también podría estar cerca porque durante la redacción del estudio de detalle la Autoridad Portuaria ha hablado y mantenido encuentros con el Ayuntamiento y la Dirección Xeral de Patrimonio para consensuar posturas, de tal modo que, una vez completado el diseño, todo parece indicar que recibirá el visto bueno de las partes implicadas, y así lo espera el Puerto.
La presentación de la propuesta podría llegar antes de agosto, un mes que supone una pausa en la mayoría de administraciones públicas. Además, la próxima semana se cumple el plazo marcado por el alcalde, Carlos Negreira, para resolver este conflicto. Aunque desde el Ayuntamiento admiten que todavía no se ha concluido el diseño final, avanzan que “es probable que en los próximos días” se avance información al respecto, si no es en la próxima semana, en la siguiente.
El Puerto, por su parte, no se atreve a dar fechas tan concretas y habla de “en breve”, pero aclara, en cambio, el objeto de los encuentros entre ambas partes. El organismo recuerda que Negreira, durante su campaña electoral presentó una idea para soterrar el tráfico en O Parrote y en toda La Marina, por tanto, el propósito de estas reuniones era aunar ambos diseños. “Es diferente a la del Puerto, pero tienen puntos en común, lo que se está tratando es de cerrar un proyecto conjunto”, declaran desde la entidad pública.
Entre esos puntos en común está el de proteger y revalorizar el baluarte de los siglos XIV, XVI y XVIII y el de reducir los metros dedicados a usos comerciales, aunque en el caso de la Autoridad Portuaria es por obligación de la consellería.
Mientras que Carlos Negreira siempre se mostró contrario a instalar locales en la zona –acusaba al anterior gobierno municipal de permitir un “Palexco 2” en la dársena–, el Puerto quiso construir tres edificios sobre el muelle que sumaban hasta 3.000 cuadrados destinados a comercios y hostelería. Aceptó reducir las dimensiones y elaboró un diseño conjunto con el Ayuntamiento que fue rechazo por Patrimonio, y de ahí la propuesta actual que solo reserva 863 metros cuadrados a este fin, pegados a La Solana, tal y como exigía el director xeral del departamento, José Manuel Rey Pichel.

Características > La idea que presentó el presidente del Puerto, Enrique Losada, antes de las elecciones y de la que ahora se está elaborando el proyecto de obra, consiste en un gran espacio al aire libre compuesto por plazas públicas a diferentes alturas que permiten observar desde cualquier punto las murallas, al contrario de lo que sucedía con el anterior diseño, en el que existían obstáculos visuales, según Pichel.
El Puerto ha intentado cumplir con las directrices marcadas por el informe del director xeral y, para ello, ha aumentado el espacio de protección entre los restos y el aparcamiento a 4,5 metros. Además, esta vez la propuesta sí que incluye un proyecto de restauración de los restos –con un presupuesto de 800.000 euros–, elementos interpretativos y recorridos arqueológicos.
Estos cambios impiden que el párking sea tan grande como lo previsto en 2006, cuando se otorgó la licencia. Se calcula que podrá disponer de 417 plazas, en lugar de las 548 iniciales.

 

El Puerto y Negreira cerrarán antes de vacaciones el que aspira a ser el diseño definitivo de O Parrote