El Hospital mantiene con vida a un bebé de cuatro meses gracias a un corazón artificial

|

h.h. > a Coruña
  El Hospital Universitario ha logrado implantar por segunda vez en Galicia un corazón artificial en un bebé, de cuatro meses y medio y cinco de kilos de peso, que presentaba una miocardiopatía dilatada, muy rara en pacientes de esta edad, y que no respondía a los tratamientos. Curiosamente, el pasado año, por estas fechas, el mismo equipo de facultativos del complejo hacía historia al implantar en Galicia el primer dispositivo (Berlin Heart) en un niño de dos meses de edad y cuatro kilos de peso, que presentaba una anomalía cardíaca que precisaba de un trasplante con urgencia. En la actualidad, este niño está trasplantado y hace vida normal.
Según explicó el jefe de Cirugía Cardiaca Infantil, Francisco Portela, la única solución a la enfermedad de la pequeña, que había ingresado a principios del mes de mayo, pasaba por llevar a cabo un trasplante, pero debido a la escasez de órganos en enfermos de tan corta edad, este dispositivo artificial era la única alternativa para mantenerla con vida hasta la llegada de un órgano compatible con ella.
“Esta patología provoca que el miocardio se debilite y se dilate y la consecuencia directa es que disminuye la cantidad de sangre que el corazón expulsa en cada latido. Con el Berlin controlamos el bombeo perfectamente y hemos estabilizado a la pequeña para que espere al trasplante”, apuntó Portela.
En estos momentos, permanece ingresada y estable en la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Materno y la espera de que en cualquier momento, tal y como espera Portela, se produzca la llamada del Centro Nacional de Trasplantes para avisar de que existe un posible donante. El Berlin Heart, es un sistema artificial que pesa unos 250 gramos y que va adosado al abdomen del bebé y bombea la sangre desde el ventrículo izquierdo del corazón hacia la aorta, el principal vaso sanguíneo del cuerpo. Requiere de unos cuidados específicos, pero, según Portela, ha permitido que la pequeña esté consciente en todo momento e interactué con sus padres, una situación que ayuda a su desarrollo cognitivo a pesar de estar en la UCI y limitada por el corazón artificial.
“Come como el resto de los bebés porque no está entubada, la única limitación es el dispositivo, pero el contacto continuo con sus progenitores es muy positivo para su estabilidad”, indica el cirujano cardiaco.

El Hospital mantiene con vida a un bebé de cuatro meses gracias a un corazón artificial