Cierran a los peatones el tramo del Paseo más próximo al Playa Club para el inicio de la reforma

El Ideal Gallego-2013-10-15-011-b86238d3
|

Los primeros trabajos para someter al Paseo Marítimo a una nueva reforma ya están en marcha. Los operarios acotaron ayer la zona afectada por la remodelación, entre el Playa Club y la calle de Eduardo Pondal, que permanecerá cerrada al acceso de los peatones durante el tiempo que duren los trabajos. Como novedad, la reforma permitirá sustituir la antigua barandilla de piedra por una especie de grada que dará acceso a la playa y funcionará como mirador.
Las obras tendrán un coste de 82.820 euros. Además de la construcción de la solución escalonada, se colocará un nuevo firme de hormigón impreso de 24 centímetros de espesor y un acabado idéntico al que existe actualmente en el propio paseo. Para favorecer el acceso a los aseos públicos, se instalará una barandilla de acero inoxidable de las mismas características a la que ya se colocó en la zona de las Esclavas en septiembre del año pasado.
Además de esta obra, el Ayuntamiento tiene pendiente de adjudicar otro proyecto en el tramo comprendido entre la calle del Sol y la fuente de los Surfistas. En este trayecto, además de la sustitución del antiguo pavimento por otro de hormigón impreso, se habilitará un nuevo tramo de carril bici. De esta forma, los ciclistas dispondrán de una ruta continuada a lo largo de todo el Paseo, desde el Playa Club hasta la zona más próxima al castillo de San Antón.

Cierran a los peatones el tramo del Paseo más próximo al Playa Club para el inicio de la reforma