SADA - La madre de las niñas retenidas por su padre iniciará una huelga de hambre

|

La madre que denunció el “secuestro” de sus dos hijas por parte del padre de las mismas declaró ayer en los juzgados de Betanzos para dar cuenta de una situación que había sido denunciada hace ya casi un mes, a principios de septiembre.
La jueza que atendió a Mari Luz, originaria de Sada y con residencia en Bergondo, abrió una instrucción por violencia de género –la denunciante aportó diversas pruebas y un informe psicológico en los que demostraba los malos tratos que había sufrido en los últimos años, motivo por el cual había dado el paso de comunicar a su pareja su intención de separarse tres meses antes de que todo sucediera–.
Esto fue entendido por la magistrada, quien abrió dicha instrucción por encontrar indicios suficientes, pero no atendió a la petición de busca y captura contra el padre de las niñas –de 7 y 14 años–, que se encuentra con ellas en el Reino Unido desde hace varias semanas.
De hecho, la jueza instó a la denunciante a que acudiera a la vía civil si quería reclamar la custodia de las niñas. La desesperación es tal en el entorno de la madre que, junto con otras víctimas de violencia de género –y, en muchos casos, con menores de por medio–, iniciará una huelga de hambre la próxima semana, acto reivindicativo que escenificarán en la calle con el objetivo de que “la ley proteja a los menores”, como subrayó la Asociación Ve-la Luz.
En este sentido, el abogado José Manuel Segura, quien quiso destacar en cualquier caso la actitud de la jueza, afirmó que “no se está aplicando la ley de violencia de género y lamentó que el caso quede “en un punto muerto” a la espera de que el padre decida acudir al juzgado. Así, explicaron que la normativa integral contra los casos de violencia de género señala que el menor debe ser protegido, pero no existe una regulación clara sobre la atribución provisional de la custodia en casos como este. Y de ahí, la huelga de hambre.
Desde esta entidad señalaron que Mari Luz pudo hace poco hablar con sus hijas, concretamente hace “tres o cuatro días”, pero aquella conversación no transcurrió con la normalidad deseada, ya se desarrolló “con un manos libres” y la hija mayor únicamente respondía con monosílabos”. Lo único que pudieron escuchar fuera del guión fue lo que dijo la pequeña, que sí le preguntó a la madre cuándo iba a volver, así como que dormían todos juntos en una habitación, pero nada de si iban a un colegio o similar.
Con el padre también se mantuvo una charla, donde este le aseguró a Mari Luz, como señalaron ayer desde la asociación, que las niñas eran suyas y que no las iba a volver a ver.

seguir luchando
Tras las casi dos horas de declaración, Mari Luz, al salir de los juzgados betanceiros, leyó un comunicado ante los medios en el que relataba que hace un mes su pareja la “humilló” e hizo que la “estabilidad” que las niñas tenían, quedara “destrozada”.
Asimismo, criticó que los políticos, jueces y fiscales “permitan y silencien” este tipo de conductas como de la que es víctima. n

SADA - La madre de las niñas retenidas por su padre iniciará una huelga de hambre