Largas colas en las confiterías para comprar el roscón de Reyes

2021-01-05 00:00:00
|

Una imagen que se repite cada año y que ni la pandemia es capaz de frenar: las largas colas en las confiterías de la ciudad para hacerse con el tradicional roscón de Reyes. Glaccé, en la calle de Menéndez y Pelayo, y Flory, en Francisco Añón, son los dos establecimientos que cobran mayor protagonismo en estas fechas. Ayer, ni la lluvia que mojó las calles a primera hora de la mañana, ni el frío de la tarde, supuso un impedimento para los coruñeses que no quieren desaprovechar la oportunidad de comenzar el año con la fiebre del roscón. 

En la cola que se formó en las inmediaciones de Glaccé se encontraba Alejandro García, que, con media hora de espera, estaba a punto de acceder al interior del local para hacerse con este dulce navideño. “Vengo por primera vez este año porque me apetecía empezar 2021 con una alegría”, aseguraba. La misma idea tuvo Carmen Pérez, que, ya con el roscón en sus manos, reconocía estar muy contenta por poder “mantener esta tradición después de los meses tan duros que hemos pasado”.

La espera
En Flory la fila de personas esperando daba la vuelta a la esquina, y, a las 18.30 horas, una empleada del establecimiento tuvo que salir a anunciar que ya se habían acabado los roscones. Para hoy y mañana se espera el grueso de las ventas. Desde la confitería Berna, en la calle de Marcial del Adalid, aseguran que el ambiente “está muy animado” y que las reservas llegan desde hace días “de forma continua”. Así, las compras no distan de otros años, algo que supone “que la gente esté respondiendo muy bien”. En cuanto a la formación de colas en el exterior, la rapidez con la que se atiende evita que “la gente pase muy tiempo esperando, lo que supone que no haya riesgo”, reconocen.

La cabalgata
Durante la jornada de hoy tendrá lugar la ansiada Cabalgata de Reyes, pero en esta ocasión, sin caramelos y con una dinámica diferente. Pasará por todos los barrios de la ciudad y se podrá seguir desde las ventanas. Se trata de una alternativa ante la imposibilidad de que su funcionamiento se desarrollase con normalidad por culpa de la situación sanitaria actual.

Las visitas se celebrarán en tres recorridos simultáneos, a partir de las 11.00 hasta las 14.00 horas y desde las 17.00 a las 21.00 horas. De esta forma, la ciudad se dividirá en tres zonas y cada una de ellas tendrá su comitiva con sus correspondientes Reyes Magos, que irán en un autobús descapotable convertido en carroza real, con el objetivo de evitar aglomeraciones de personas en las calles y plazas.

En horario matutino, de 11.00 a 14.00 horas, cada comitiva realizará una vez el circuito programada. En cambio, por la tarde, de 17.00 a 21.00 horas, lo harán dos veces. Desde el Ayuntamiento coruñés aseguran que estas visitas de Sus Majestades, sin paradas, permitirán que “los niños tengan varias oportunidades para ver a los Reyes Magos sin necesidad de moverse de su propio barrio y, en algunos casos, incluso desde las ventanas de sus casas”. 

Para prevenir contagios de Covid-19, este año no se lanzarán caramelos desde las carrozas. Además, Melchor, Gaspar y Baltasar tendrán hechos los test PCR y llevarán puesta una mascarilla transparente para llegar a todas las niñas y niños. Para facilitar el seguimiento de las comitivas, se informará en vivo del punto exacto en que se encuentren las carrozas a través de un mapa con “ubicación en tiempo real” al que se podrá acceder a través de la web y el Twitter del Ayuntamiento. 

El área
El Ayuntamiento de Culleredo dinamizará el municipio a partir de las 18.00 horas con animación por sus principales vías. Habrá cuatro comitivas, configuradas como grupos reducidos, que recorrerán el término, especialmente los puntos con mayor presencia de comercio local.

En el municipio de Oleiros los Reyes Magos saludarán a todas las parroquias. La salida de la comitiva real está prevista para as 16.00 horas, iniciando el recorrido en Nós para seguir por Iñás, Lorbé, Dexo, Serantes, Maianca, Dorneda, Santa Cruz, Perillo, Montrove y Oleiros. En Betanzos, los Reyes recibirán a los más pequeños en las pistas deportivas cubiertas de O Carregal.

Largas colas en las confiterías para comprar el roscón de Reyes