El Club de Leones lleva un sueño de futuro a Senegal

|

Han hecho falta más de cinco años desde que surge la idea de crear una escuela de oficios en Yuff (Senegal) hasta que, finalmente, ese centro se convierte en una realidad. Lo segundo sucedió hace poco más de unas semanas; lo primero, allá por 2006, cuando el presiente del Club de Leones Decano de A Coruña, Laureano Alonso, fue consciente de la necesidad de un centro formativo de estas características en la región. Fue entonces cuando comenzó a trabajar para recabar los fondos necesarios para dar forma a su idea.

La realización del centro ha tardado unos cinco años y su equipo de responsables ha salvado grandes dificultades. ahora, podrán ofrecer formación práctica a 30 alumnos por curso

El colaboración con la ONG coruñesa Ecodesarrollo Gaia, que ya tenía una escuela infantil en la zona, el centro de formación profesional centró los esfuerzos del club coruñés y, “con mucho trabajo y el apoyo de la Fundación Internacional de los Clubes de Leones”, reconoce su presidente, fue posible recaudar los cerca de 200.000 euros que ha costado su edificación.

 

MUCHAS VICISITUDES

Además de las dificultades para lograr reunir la cantidad de dinero necesario, los responsables del proyecto tuvieron que salvar grandes dificultades una vez llegados en África. En el primero de los viajes, el grupo de voluntarios de la organización, entre los que se encontraba el responsable del proyecto, Germán Ortega, tuvo graves problemas en las aduanas para conseguir pasar material didáctico y escolar. “Como el que va a ciegas, te toman el pelo cuanto quieren”, recuerda Ortega, que avanza que la próxima semana volverá a salir hacia Senegal el último cargamento de material para completar el centro formativo. En este container viajarán mesas y sillas para las aulas, ordenadores donados por la Universidad de A Coruña, y máquinas de carpintería, cedidas por la escuela de formación profesional de Someso.

En los más de 800 metros cuadrados de escuela construidos se comenzará en breve la formación de los alumnos. “Para empezar, se impartirán cuatro cursos: Electricidad, Fontanería, Carpintería e Informática, y habrá entre 20 y 30 alumnos por cada materia”, explica el responsable del proyecto.

Sin embargo, la intención del Club de Leones, como el de Ecodesarrollo Gaia, que se encargará de la gestión del centro en Senegal, es que, poco a poco, se vaya ampliando el número de alumnos a lo que se pueda atender, así como la oferta formativa de las aulas. Una de las ideas de ampliación es poder ofrecer estudios de Restauración. “Senegal está aumentando muchísimo su oferta hotelera y de turismo”, explica Ortega, que recuerda que, la falta de personal cualificado hace que las cadenas hoteleras no apuesten por contratar jóvenes de la región. Para seguir mirando al futuro, desde el Club de Leones agradecen la ayuda prestada por su Fundación Internacional, así como la de los Ayuntamientos de A Coruña y Oleiros, y la Agencia de Cooperación de la Xunta. n

 

El Club de Leones lleva un sueño de futuro a Senegal