Quejas en la Ciudad Vieja por la falta de control en el acceso a los coches pese a la peatonalización

Vehículos en el interior de las calles de la Ciudad Vieja | quintana
|

Hace poco más de dos años desde que la Ciudad Vieja se convirtió en una zona peatonal, pero ni sus comerciantes ni los vecinos del casco histórico coruñés están conformes con el control de acceso a los vehículos que lleva a cabo el Ayuntamiento. Demandan que hay cámaras que no funcionan, pero, sobre todo, desde su implantación, lo que más molesta a los implicados es “que solo se trató de retirar los coches aparcados, pero no evitar que accediera el resto”. Un malestar provocado por el anterior Gobierno local, ya que la peatonalización corrió a cargo de la Marea Atlántica.

El hecho de que nadie regule la presencia de los vehículos en la Ciudad Vieja crea una sensación de inseguridad, tal y como destaca el presidente de la Asociación Comercial y Empresarial Ciudad Vieja (Aceca), Adolfo López. “Hay cámaras en los accesos pero es importante que se haga bien, porque tal y como está ahora, hay inseguridad al caminar”, sostiene, y añade que “la gente baja tranquila en bici por las calles y se cruza con coches que suben”. Así, el presidente de Aceca asegura que “las furgonetas de reparto acceden a la zona a cualquier hora”, lo que provoca que “mientras las medidas se relajan, la cosa sigue así porque se piensan que no va a haber multas”.

El presidente de la Asociación de Vecinos Ciudad Vieja “María Pita”, Pedro Roque, coincide con los comerciantes al señalar este problema como una necesidad que tiene que solucionarse. “Dijeron que iba a incrementarse el control, pero a estas alturas se puede considerar una peatonalización fallida. Tan solo se han retirado los coches aparcados, pero no los que acceden al interior del casco histórico”, apunta, y reitera que “se tienen que dar pasos para que sea una peatonalización real”.

Las peatonalizaciones
Adolfo López explica que, en las últimas semanas, ha ocurrido otro hecho que facilita que los vehículos entren en este área. “En Metrosidero terminaron las obras y abrieron la curva para A Maestranza, pero no pusieron ninguna señal de solo autorizados, por lo que supone que los despistados se cuelen”, considera. El presidente de Aceca, siguiendo la tendencia de las peatonalizaciones, señala que a la larga van a suponer un problema, como ya ha comentado en otras ocasiones junto a los representantes de la FUCC, Zona Pablo Picasso y Zona Comercial Obelisco. “De noche, desde Juana de Vega hay sitios para aparcar de sobra, lo que refleja que no hay vecinos en estas zonas porque han escapado de los cortes al tráfico”.

De esta forma, las peatonalizaciones anunciadas por el Gobierno local de cara a un futuro próximo mantienen un clima de preocupación en el comercio de la ciudad. Temen que, al quitarle espacio al tránsito de coches en detrimento de los peatones, no se ofrezca una alternativa para el estacionamiento de los vehículos. “El problema es general y es una cuestión de movilidad que hay que tratar”, afirma López.

Sobre este asunto comparte la misma idea el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, quien resalta que, “si no se hacen aparcamientos en la entrada de la ciudad con buses lanzadera a barrios periféricos y al centro la gente va a ir cada vez más a las grandes superfi cies y el comercio tradicional sufrirá más”. Estos párkings podrían habilitarse, según Boado, en la zona “del Puerto y Os Castros, o mismo en el entorno de la Torre de Hércules”.

Quejas en la Ciudad Vieja por la falta de control en el acceso a los coches pese a la peatonalización