La Xunta insta a Culleredo a proteger los elementos arqueológicos de A Zapateira

|

El Ayuntamiento de Culleredo está redactando el plan urbanístico del municipio. Por este motivo, la Consellería de Medio Ambiente le ha remitido un informe con una serie de matizaciones que debe tener en cuenta la administración local a la hora de planear su desarrollo. Dentro de estas advertencias, la Xunta le recuerda a Culleredo que A Zapateira cuenta con seis elementos arqueológicos que “cómpre excluír do solo urbanizable” los terrenos afectados por estos bienes de interés.

Pero ésta no es la única recomendación que desde el Gobierno gallego le realizan a la administración local en lo que a suelo urbanizable se refiere. En este punto, la Xunta también expone su preocupación por la planificación de los núcleos de Tarrío Novo y Arcas, puesto que se “proxectan desvencellados dos asentamento preexistentes”, un punto que deberán corregir los redactores del plan.

 

protección de aguas

En previsión de un posible crecimiento del polígono de Alvedro, el gobierno local ha reservado una serie de terrenos que estarían afectados por este posible desarrollo.

Dichas parcelas estarían así calificadas como suelo urbanizable. Sin embargo, desde la consellería responsable indican que parte de esta superficie se extiende en las inmediaciones del río de A Regueria, por lo que merecen la consideración de suelo rústico de protección de las aguas, explican en su informe.

La Xunta también hace hincapié en que debe considerarse como suelo rústico de protección de infraestructuras aquellos espacios que se ven afectados por la servidumbre de carreteras o de líneas eléctricas. La única manera de modificar este punto es que, en los casos que así se pueda, se justifique el soterramiento de las mismas.

La “incoherencia” del tipo de edificación seleccionado por los redactores del plan también merecen una mención desde San Caetano. En este caso, Medio Ambiente se para en dos puntos distintos. De un lado, menciona las zonas de Castro, Cova y Carballeira, en donde se entremezclan bloques y hasta tres alturas que “non son congruentes co contorno inmediato, caracterizado pola vivenda unifamiliar”.

En esta misma línea, la Xunta se pronuncia sobre Tarrío Novo, en donde dice que es necesario revisar la edificabilidad y el aprovechamiento, porque también son poco coherentes, al mismo tiempo que anima al Ayuntamiento a realizar la misma actuación en Toroño, aunque se trate de suelo rústico.

O Burgo cuenta con una serie de características propias al estar afectado por el POL (Plan de Ordenación do Litoral). Por ello, Medio Ambiente pide que se reformulen las previsiones sobre suelo urbano no consolidado de este núcleo. n

 

La Xunta insta a Culleredo a proteger los elementos arqueológicos de A Zapateira