Detenido un hombre que se encerró en la zona reservada de un club para fumar

|

El sujeto acabó en los calabozos policiales como sospechoso de un delito de resistencia grave a los agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones tras haberles desafiado.

Las patrullas de la Policía Local habían acudido a las once y media de la noche después de recibir una llamada de la gerencia del local, que les informaba de que un cliente estaba montando un alboroto. Cuando llegaron, el encargado del lugar les explicó lo que había ocurrido: al parecer, el sospechoso es fumador, y había decidido introducirse en la zona reservada a los camareros para consumir un cigarrillo, en vez de salir a la calle. 

Una vez  en la zona reservada a camareros, el sujeto decidió cometer un acto vandálico y arrancar uno de los carteles del baño del personal. El encargado le conminó a que se marchara, pero el cliente no estaba por la labor, y parecía dispuesto a terminarse el cigarrillo, así que el responsable decidió alertar a las autoridades de lo que ocurría. 


Mientras tanto, el resto de los clientes contemplaba asombrado el suceso o simplemente abandonaba el local. 

Actitud agresiva 
La zona se encuentra justo en el límite del término municipal, pero los agentes llegaron en apenas unos minutos, por eso la situación del detenido no había cambiado en absoluto: ni el cigarrillo ni cualquiera de las otras posibles actividades que hubiera podido realizar dentro del local parecían haberle calmado ni relajado su actitud. 

 De hecho, la actitud del sospechoso fue descrita en el informe policial como “desafiante y agresiva”, y cuando los agentes del 092 le pidieron la identificación, se negó a facilitársela. Al final, salió del club esposado y denunciado ante el juzgado de guardia.

Detenido un hombre que se encerró en la zona reservada de un club para fumar