La piscina de O Castrillón abrirá en marzo tras casi 20 años de espera

Los visitantes examinaron el vaso de la piscina, elemento central del complejo deportivo | patricia g. fraga
|

El centro deportivo de O Castrillón es una de esas obras que se demoran en verse realizadas. Son cerca de 20 años los que han pasado desde que se planteó la primera versión del centro deportivo. “Nosotros lo contamos por alcaldes: han pasado cinco”, comentó Jaime Castiñeira de la Torre, director general de Emvsa, la empresa municipal que contrató las obras. Las instalaciones abrirán sus puertas al público en marzo y  para entonces, los vecinos quieren que esté resuelto el problema de inseguridad que suponen las ruinas la avenida de Casanova de Eirís, aledañas al centro deportivo.

Por esas antiguas casas merodean toxicómanos, que trapichean y provocan alborotos. Hace poco, los vecinos mantuvieron  una reunión con el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, donde pidieron que se actuara, pero el concejal se limitó a explicar que están manteniendo conversaciones con el consorcio propietario del terreno. “Llevamos con eso también mucho tiempo, muchas demandas, muchos problemas”, explicó el presidente de la asociación de vecinos, Ramiro Otero, La alcaldesa, Inés Rey, que acudió con la concejala de Deportes, Mónica Martínez, aseguró que la seguridad ciudadana es competencia de la Delegación del Gobierno.

Compromiso

Los vecinos recorrieron con la alcaldesa, la concejala de Deportes y el director de Emvsa las instalaciones, que, según Rey, demuestran el compromiso del Gobierno que preside con la humanización del barrio. En realidad, todo comenzó con Francisco Vázquez, con un proyecto del que durante el Gobierno de Carlos Negreira, se mantuvo a los vecinos a oscuras y que fue la Marea Atlántica la que lo desbloqueó, dándolo a conocer y asumiéndolo bajo una gestión directa municipal. “Ahora, por fin, parece que todo va a terminar”, declaró Otero, que considera el centro deportivo como  “necesario para la comodidad y bienestar de los vecinos”.

Todos salieron satisfechos de la visita: “La piscina no se pudo modificar más (los vecinos la consideraban pequeña), pero tanto la sala de actividades como el pabellón es un espacio grande y con mucha claridad”. Para Rey,  avanza a buen ritmo esta obra que dotará al barrio de una infraestructura tan “demandada. “Ahora corresponde a mi Gobierno hacerlo realidad”.

La piscina de O Castrillón abrirá en marzo tras casi 20 años de espera