Rajoy y Puigdemont coinciden en la necesidad de colaboración institucional

Spain's acting Prime Minister Mariano Rajoy (C) and Catalonia's President Carles Puigdemont (centre L) take part in a commemorative ceremony for victims of Germanwings Flight 9525 a day ahead of the first anniversary of the air crash, at Barcelona's airpo
|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, destacó ayer la solidaridad entre administraciones y también entre países cuando un avión de Germanwings se estrelló hace un año en los Alpes: “Sentí orgullo de la colaboración entre nosotros”. A esta necesidad de colaboración institucional aludió también el nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont. 
En su discurso en el Aeropuerto de Barcelona durante el homenaje a las víctimas, Rajoy citó a su gobierno, a la Generalitat, a los ayuntamientos, a los cuerpos de seguridad y de emergencias, y a ciudadanos en general, por su “generosidad y entrega”.
Recordó que ese día fue al lugar del accidente junto al entonces presidente de la Generalitat Artur Mas, y allí se encontraron con los primeros ministros francés y alemán, François Hollande y Angela Merkel: “Me sentí muy orgulloso de la colaboración entre países”.
También aseguró que recuerda con dolor aquel día pero que actos como el de ayer sirven para honrar la memoria y expresar a los familiares el afecto y cariño, y ha resaltado la “labor impagable” de la Asociación de Afectados del vuelo Germanwings 9525, organizadora del homenaje.
Dos semanas después de publicarse el informe de la comisión que investigó el accidente, provocado por el copiloto, dijo: “Sabemos lo que pasó y ese conocimiento nos tiene que ayudar a articular medidas para que no se vuelva a repetir”.
Rajoy remarcó que la seguridad aérea debe seguir siendo una de las grandes prioridades, aunque los protocolos sean “muy exigentes” actualmente.

Cordialidad
Los presidentes del Gobierno y de la Generalitat, Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, se saludaron con “cordialidad” en el acto. Fuentes de ambas instituciones valoraron este primer encuentro como presidentes, ya que habían coincidido cuando Puigdemont era alcalde de Girona.
Fuentes de la Generalitat hablaron de “cordialidad y normalidad” en el trato, y no se reunieron aprovechando el homenaje ni se han citado para hacerlo.
Rajoy fue recibido por Puigdemont y se saludaron con cordialidad. En la sala, los dos se reunieron con familiares de los fallecidos en el siniestro de Germanwings, con quienes hablaron del suceso, y ambos presidentes se sentaron juntos después, durante el homenaje.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó, en el homenaje a las víctimas del vuelo de Germanwings, que “en las peores horas sale también lo mejor que tiene un país”.
En un breve discurso durante el acto ante la T2 del Aeropuerto de Barcelona, también consideró que se demostró tras el accidente de autocar del domingo en Freginals (Tarragona).
Puigdemont añadió que la ciudadanía y los profesionales saben estar a la altura de las circunstancias para reaccionar ante las tragedias, y también destacó la reacción a los atentados de Bruselas.
El presidente catalán admitió que la tristeza por el sinestro del avión de Germanwings durará siempre, pero que la placa que descubrió ayer homenajeará a las víctimas con un recuerdo permanente y además será una demostración de que “la bondad humana se impone a la maldad y a la catástrofe”.
Puigdemont aseguró que quedan deberes por hacer para intentar mejorar desde el ámbito legislativo y evitar que tragedias como la de los Alpes vuelvan a suceder.

MUERTOS QUE SALVAN VIDAS
“También nos recordará que tenemos deberes que hacer” porque esta catástrofe era evitable, añadió en referencia a que el copiloto tenía problemas psicológicos y estrelló el avión.
Por eso dijo ante los familiares que los 150 muertos pueden servir para salvar vidas si se aprende del siniestro: “Si operamos una serie de cambios legislativos donde toca” para que no se repitan las circunstancias de este accidente.
“Que no debamos lamentar que no hemos hecho suficiente para evitar una tragedia”, añadió el presidente antes de agraderles a los familiares que organizasen este homenaje, que calificó de acto de futuro teniendo en cuenta que debe evitarse otro accidente así, tomando medida para ello.

Rajoy y Puigdemont coinciden en la necesidad de colaboración institucional