El líder toma A Lomba en un partido de otra categoría

Deporte Campeón-2015-04-13-030-af66941f
|

 

Ganó el líder Pontevedra en el último suspiro ante un Arosa que dio la cara con todo en contra. Un gol de Carnero de falta en el minuto 96 decidió. Castigo cruel para los de Piscis, que a pesar de las bajas, el cansancio y los contratiempos (acabaron con diez por lesión de Juanjo), resistieron a la que es, con diferencia, la mejor plantilla y también la más cara de la liga.
El partido acabó con una bochornosa tangana producto de la tensión del ambiente, algo en lo que pareció moverse como pez en el agua el técnico del Pontevedra, Luisito Míguez. Jacobo no supo ganar y dedicó un gesto y unas palabras tras el gol a Camiño, que se encendió. Al final en la entrada a vestuarios se perdieron los papeles, aunque el tumulto se justifica por todas las personas involucradas en apaciguar los ánimos. El episodio no pudo salirle peor el Arosa, ya que el árbitro amonestó a Camiño con una segunda amarilla que no le permitirá jugar en Carballo.
Y es que pese a la dolorosa derrota el Arosa sigue con opciones de ser cuarto. Otra cosa es saber si aguantará el tirón de una temporada que se le está haciendo larga. Ayer sin Rivas, Vixo y con Yago Pérez renqueante, la segunda parte fue una agonía. Aún así el Arosa estuvo cerca de sumar un punto de oro. En gran parte porque el Pontevedra se empeñó en ello. Demasiada precipitación en su juego, algo que por cierto, también se trasmite con ciertas actitudes en el banquillo.
El líder salió a mandar en A Lomba, presionando muy arriba y jugando en campo contrario, con un ritmo muy alto. El Arosa apretó los dientes y resistió como pudo la puesta en escena granate (ayer de azul). En su primera aproximación al área de Edu el Arosa encontró el gol a través de un penalti. Un balón aéreo desde banda en el que Pedro García comete una torpeza en la disputa con Javi Pazos y lo derriba con el codo. Penalti y amarilla. Lanzó Camiño y detuvo Edu, pero en el rechace el capitán local con la izquierda en semifallo no perdonó. El tanto cambió el panorama.
En los últimos minutos de la primera parte el Pontevedra volvió a apretar, ya con el Arosa más cansado. Y llegó el gol a balón parado. Una falta frontal por mano de Pablito. Lanzó Mouriño y el balón, tras peinar la barrera, se coló suavemente en la portería de Jorge.
El Arosa, que acabó con diez, sufrió las constantes acometidas. Parecía que iba a sacar un punto, pero a la salida de un córner, el balón le cayó en la frontal a Jacobo, que fue derribado por Cubas. La falta la lanzó Carnero, con mucha calidad. Un golazo.

El líder toma A Lomba en un partido de otra categoría