El Supremo propone que Homs se siente en el banquillo por la consulta del 9-N

|

El Tribunal Supremo ha puesto fin a la instrucción de la causa en la que investiga al actual diputado y exconseller de Presidencia de la Generalitat de Cataluña Francesc Homs en relación con la consulta del 9-N, en la que se le imputan delitos de prevaricación y desobediencia, al entender que actuó de forma “arbitraria” y contraria a derecho al desobedecer la suspensión del Tribunal Constitucional. Así, propone que se siente al diputado en el banquillo.
El magistrado de la Sala II Andrés Palomo del Arco dictó auto de transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado y apunta en 33 folios que Homs no solo no suspendió sino que “potenció” el proceso participativo en Cataluña que culminó con la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014 prohibida días antes por el Constitucional.
“No suspendió ninguna de las actuaciones ni actos que se desarrollaban para la celebración de dicha consulta ni siquiera los que dependía directamente del Departament de la Presidencia, del que era titular, a pesar de ser consciente de la suspensión acordada por el Tribunal Constitucional y la consecuente inviabilidad de su celebración”, apunta el auto.
Para el magistrado, la conducta de Homs fue “arbitraria”, “injusta” y contraria “absolutamente” a la Constitución y añade que el que fuera conseller de Presidencia hizo prevalecer su voluntad propia “con desprecio deliberado” de la resolución del Tribunal Constitucional.
El Ministerio Público, que ejerce la única acusación en el proceso, ya expuso que Homs tuvo un papel de indudable relevancia en la preparación de la convocatoria y basó su acusación en la existencia de una carta en la que respondía a la empresa contratada para diseñar los programas informáticos para las votaciones.

“PLENA CONCIENCIA”
Respecto a este punto, el tribunal incide en que Homs “tenía plena conciencia de la ilicitud” de su conducta puesto que indicó al Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de Cataluña (CTTI) que su actividad no estaba afectada por la suspensión acordada por unanimidad por el Pleno del Tribunal Constitucional.
El magistrado se hace eco en su auto de la citada carta además del encargo que se hizo al CTTI de crear un registro de inscripción de acceso público, de los servicios prestados de una mercantil que insertó en los medios de comunicación contenidos de la campaña del 9-N y de la contratación de un pabellón del Montjuic para facilitar los resultados de la consulta. Todo ello con un importe facturado de cerca de 1,1 millones de euros.
Tras poner fin a la instrucción de la causa, el magistrado da un plazo de diez días a la Fiscalía para que solicite la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación o bien el sobreseimiento de las actuaciones.
Por su parte, el líder del PDeCAT en el Congreso anunció que no recurrirá la decisión del Tribunal Supremo: “No presentaré recursos estériles. Me guardo toda la artillería para el juicio”. Homs considera que la Fiscalía avalará las tesis del Supremo y será inevitable que haya juicio, por lo que renuncia a presentar un recurso para guardarse “los argumentos de peso desde el punto de vista jurídico” para cuando tenga que comparecer ante el juez. El exconseller de Presidencia insistió en defender su papel en la organización de la consulta: “Aquello que hicimos lo hicimos en pleno conocimiento y en plena conciencia y lo volveríamos a hacer”.

El Supremo propone que Homs se siente en el banquillo por la consulta del 9-N