El Ayuntamiento admite que el plan de Penamoa logró la integración de ocho de cada diez familias

|

El Ideal Gallego-2011-07-27-002-67886765 El poblado de Penamoa se volvió a convertir ayer en el escenario protagonista del día, puesto que medio centenar de personas continúan durmiendo en coches junto a los depósitos de agua. Esas son las cifras que ofrecen los antiguos chabolistas, pero el Ayuntamiento asegura que solo son unos tres vehículos los que se mantienen en el poblado. Negreira fue firme contra los que regresan a Penamoa y les advierte de que no recibirán ninguna “ventaja” más, aparte de las ya cerradas en el plan de integración, que ahora defiende el gobierno popular por lograr insertar al 80% de las familias. El responsable de Servicios Sociales niega además, que se hayan dejado de percibir ayudas económicas como el Risga.

c.r. > a coruña


  Pese a las críticas que recibió por parte del Partido Popular el plan de integración de Penamoa elaborado por el anterior bipartito, ahora el gobierno de Carlos Negreira lo defiende. El concejal de Servicios Sociales, Miguel Lorenzo explicaba ayer, en declaraciones para Radio Coruña Cadena Ser, que la inmensa mayoría de las personas que se acogieron al plan de inserción municipal están totalmente adaptadas a su nueva forma de vida.
“No voy a dejar que un 20% de personas estropeen todo un procedimiento donde un 80% se están integrando y quieren, además, la integración”, afirmaba Lorenzo, que en su intervención solo puso algunos matices al programa en cuanto a la necesidad de incidir más en la educación de estas personas y en el ámbito laboral, para que dispongan de recursos que les permitan afrontar los gastos derivados de su nueva vivienda. El concejal defendía que no se ha modificado el programa elaborado por sus antecesores porque ya es el “final de un proceso que ha llevado muchísimos años”.
En la misma línea se mostró el alcalde. Negreira insiste en que “no hay vuelta atrás” para lo ya conseguido. “Este gobierno municipal no va a permitir un nuevo asentamiento en Penamoa, tomaremos todas las medidas necesarias para que eso no sea así”, declaró. La medidas de las que hablaba el regidor pasan por una vigilancia policial de la zona y por un “permanente contacto” con estas familias. Precisamente por las rondas que están realizando los agentes se descarta que se estén reconstruyendo las chabolas. “Ayer –por el lunes– no había más que tres coches allí estacionados”, afirmaba Negreira.
Las cifras no coinciden con las que aportan los chabolistas, que afirman que medio centenar de personas pasan la noche junto a los depósitos de agua.

Sin más ayudas > El regidor también resaltó que no habrá “condiciones especiales ni ventajas adicionales para ninguna persona” puesto que han percibido lo acordado en el plan de inserción. Desde el Ayuntamiento insisten en que siguen cobrando las ayudas correspondientes como el Risga o las subvenciones para abonar el alquiler de los pisos.
Para el responsable de Servicios Sociales afrontar una pequeña carga económica también forma parte de la plena integración. Lorenzo explica que las familias reubicadas en viviendas de alquiler solo pagan entre 80 o 100 euros, a lo que se añaden los gastos de luz y agua. Por ello, Negreira apela a que los antiguos chabolistas cumplan su parte del trato, al igual que el Ayuntamiento cumplió la suya con las subvenciones facilitadas. “Se pagó lo que se pagó y muchas personas están absolutamente integradas y no hacen ningún tipo de manifestación como otras”, critica el alcalde.
Mientras, Lorenzo asegura estar especialmente preocupado por los niños que regresan al poblado, aunque parece que ninguno de ellos pasa la noche allí.
El PSOE, por su parte, denuncia que dejó solo seis infraviviendas por derribar tras su etapa al frente de María Pita y que ahora “vuelve a surgir el problema del chabolismo”. José Nogueira lo achaca a que se ha paralizado el programa de integración y critica que se reste importancia a esta situación solo porque no se erijan de nuevo las casas, cuando hay gente que duerme en sus coches.

 

El Ayuntamiento admite que el plan de Penamoa logró la integración de ocho de cada diez familias