Condenado por clonar una tarjeta y gastarse más de 3.600 euros en estancos

|

La Audiencia Provincial acaba de condenar a un hombre, vecino de la localidad coruñesa de O Pino, a cuatro años y medio de prisión por clonar una tarjeta de crédito en A Coruña y pagar con ella en varios establecimientos de Barcelona.

El procesado, que reside en la capital catalana, copió los datos bancarios de un vecino de Arteixo a través del método conocido como “skimming” o clonación de tarjetas, cuando el usuario original estaba haciendo uso de esta en un cajero. Una vez obtenidos los datos, el hombre los transfirió a una banda magnética de una tarjeta en blanco que había creado a su nombre, de forma que cuando la utilizaba para abonar algún tipo de servicio, el importe del mismo se cargaba a la cuenta corriente que la víctima tenía en el Banco Popular.

 

para tabaco

De esta forma, el acusado llegó a realizar varios pagos con la tarjeta clonada en distintos establecimientos de Barcelona. Según refleja la sentencia, los pagos se efectuaron en su mayoría en estancos y en todos los casos superaban los 500 euros por cada compra de tabaco.

En total, el acusado se gastó 3.659 euros que fueron cargados a la cuenta corriente, aunque al no estar reconocidas por el titular original, Banco Popular las devolvió. El acusado, que ha sido juzgado por un delito de falsificación y estafa continuada, tiene que indemnizar a la entidad bancaria con la misma cantidad. n

 

Condenado por clonar una tarjeta y gastarse más de 3.600 euros en estancos