El temporal da un día de tregua aunque ocasiona problemas en carreteras y en el sector pesquero

GRA289. O CEBREIRO (LUGO), 11/02/2014.- Una vecina de O Cebreiro despeja su vivienda de nieve con una pala en una jornada en la que la Diputación de Lugo informó de que siete carreteras provinciales continuaban cortadas al tráfico est
|

El temporal que sacudió estos pasados días Galicia dio ayer un día de tregua, aunque la nieve causó problemas de tráfico en la Montaña lucense y el viento y el oleaje continúan ocasionando pérdidas en el sector pesquero.
Y es que la lluvia que cayó ayer contribuyó a mejorar la situación de la red viaria secundaria en la comarca de A Montaña de Lugo, donde el pasado lunes la nieve cerró al tráfico 24 carreteras provinciales, aunque en el municipio de Pedrafita do Cebreiro las máquinas tuvieron que salir de nuevo por la mañana para limpiar los accesos a núcleos poblacionales que estaban incomunicados.
El responsable de Vías y Obras de la Diputación de Lugo, Manuel Martínez, reconoció que la situación había mejorado “mucho” y toda la red viaria “está mucho mejor”, porque “al llover no ha helado, lo que ha evitado la formación de hielo en la calzada y, además, a contribuido a reblandecer la nieve”.
A última hora del día del lunes solo una carretera de la Diputación de Lugo permanecía cortada y a primera hora de la mañana de ayer, precisó Martínez, “aunque sigue habiendo nieve, todas están limpias y se puede circular por ellas”.
Por su parte, el alcalde de Pedrafita do Cebreiro, José Luis Raposo, confirmó que “volvió a nevar durante la noche”, lo que hizo que volviesen a acumularse en las vías unos diez centímetros de nieve y por la mañana tuvieron que pasar de nuevo “las cuñas” por la red viaria municipal.
En todo caso, precisó que la situación es peor en las zonas más altas del municipio, porque el viento “ha juntado la nieve” y  no se podía acceder “ni con todoterrenos”.
También se podía circular con relativa normalidad, según informó el Subsector de la Guardia Civil de Tráfico de Lugo en las carreteras de la red principal.

pesca
Mientras, la flota de Lugo quedó ayer una jornada más en tierra, lo que ya suma doce días de parada, como consecuencia de las fuertes rachas de viento que llegaron a alcanzar los 140 kilómetros por hora la noche del lunes en Burela, según el patrón mayor de la cofradía, Basilio Otero.
Otero afirmó que “vientos de tierra que soplan muy fuerte”  obligaron a la flota a permanecer un día más amarrada a puerto, dado que no salieron a faenar ni los arrastreros ni las embarcaciones de artes menores.
“Desde el viernes de la anterior semana, 31 de enero, no se pudo ir al mar”, explicó, pero el problema es que esta situación se ha convertido en habitual, dado que las embarcaciones de Burela “llevan sin trabajar con normalidad desde final de octubre o principio de noviembre”.
Asegura que las pérdidas “son muy elevadas”. Calculó que un barco de artes menores pierde de ganar cada día “entre 300 y 500 euros”, pero “en un arrastrero esas cantidades se pueden multiplicar hasta por treinta, a lo mejor entre 9.000 y 10.000 euros” por cada jornada de trabajo perdida.
La tregua sin embargo no durará mucho. Se acaba hoy con la entrada de una profunda borrasca acompañada de un frente frío, según MeteoGalicia.

El temporal da un día de tregua aunque ocasiona problemas en carreteras y en el sector pesquero