La Xunta prevé que 6.500 familias reciban alguna ayuda al alquiler

29 agosto 2015 página 26 SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28/08/2015.- La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Ethel Vázquez (i), y el director del Instituto Galego de Vivenda e Solo, Heriberto García (d), presentan el
|

La Xunta prevé que un total de 6.520 familias se beneficien de alguna de sus líneas de ayuda para pagar el alquiler de su vivienda durante este año, lo que supondría 120 familias más que en 2015, cuando el número de beneficiarios casi llegó a los 6.400.
De este modo, con el objetivo de llegar a esta cifra, el Gobierno gallego invertirá 13 millones de euros, cantidad que engloba a las diferentes líneas de ayuda de alquiler de la Xunta, según precisó, el director xeral del Instituto Galego de Vivenda e Solo, Heriberto García.
Dentro de estas líneas de ayuda –como las viviendas públicas en alquiler– se encuentra el propio bono alquiler, cuya primera convocatoria fue publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el 28 de agosto de 2015. En concreto, la Xunta destinó un total de 1.020.000 euros el año para este programa. Por su parte, en lo que respecta a la convocatoria de 2016, que fue publicada el 30 de diciembre de 2015, el importe total de las ayudas asciende a 4.025.000 euros.
En concreto, el bono de alquiler social aporta 150 euros mensuales a las familias que no pueden asumir el alquiler de su vivienda por un periodo de 12 meses, que se podrá prorrogar durante un año más previa solicitud del interesado.
A mayores, el programa prevé la concesión de una ayuda adicional de 450 euros para, en el caso de poder permanecer en la vivienda, ayudar a abonar las cantidades pendientes. Por su parte, en el caso de nuevo arrendamiento, estos 450 euros estarían destinados a cubrir los gastos de formalización del contrato –como la fianza o el alta de suministros–.
Sobre el bono de alquiler social, Heriberto García relató que la Xunta va otorgando las ayudas conforme se van solicitando. A este respecto, indicó que este programa acogía a todas aquellas familias que tuvieran un contrato de alquiler y que fueran a ser desahuciados de su vivienda con una resolución judicial.
En cambio, este año se han ampliado las situaciones, pues “simplemente con la demanda de desahucio presentada ya es suficiente” para recibir el bono de alquiler social.
“En principio está siendo bien recibido y es una medida que complementa la pérdida de la vivienda. Nosotros ya teníamos desde el año 2012 ayuda para aquella gente que perdía la vivienda por una ejecución hipotecaria y ahora, en 2015, se plantearon también (medidas) para quien pierda la vivienda por un desahucio de un alquiler”, explicó, Heriberto García.
Pero además, dicho programa se extendió a otras situaciones, y lo pueden solicitar las mujeres víctimas de violencia de género con dificultades para asumir el coste del arrendamiento de una vivienda. También se podrán acoger a esta ayuda las personas que pierdan su vivienda por una causa imprevista.

La Xunta prevé que 6.500 familias reciban alguna ayuda al alquiler