Sainz, ante el reto más duro

Alcanzar la gloria en la primera edición es un hito prácticamente inalcanzable, pero BRX ha formado un equipo para soñar con una hazaña histórica. Sebastién Loeb y Nani Roma estarán al volante del ‘Ca
|

Carlos Sainz (MINI JCW X-Raid), tricampeón español del rally más duro del mundo, defenderá el título a partir de hoy en la edición más exigente del Dakar, la número 43, que comienza por segundo año consecutivo en Arabia Saudí, condicionada por la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19, que ha provocado una sustancial pérdida de pilotos y cambios significativos en la organización.

Nani Roma estrenará equipo en el debut de BRX-Prodrive y Laia Sanz (Gas Gas) competirá pese a sufrir la enfermedad de Lyme.

La belleza de un paisaje sin otro elemento más que el de un fino manto de arena flotando en el aire es el principal peligro del rally más duro del mundo: el Dakar. Un reto al alcance de unos pocos elegidos que tendrá lugar del 2 al 15 de enero y que partirá y finalizará desde la ciudad de Yeda.

Es el Dakar más distinto que se recuerda. Hasta hace escasos días los pilotos temían por la cancelación del evento debido al cierre de fronteras de Arabia Saudí tras el alto índice de contagios por COVID-19 que se está produciendo en el país asiático.

Llegar hasta Yeda ha sido toda una odisea, en la que muchos se han quedado por el camino. La crisis sanitaria, ha dibujado un Dakar completamente nuevo, con una sustancial pérdida de corredores y con cambios significativos en la organización.

A diferencia de otros años los pilotos permanecerán durante toda la competición en la ‘burbuja’. Los competidores sólo podrán desplazarse desde los alojamientos hasta el vivac, quedando este cerrado para las visitas.

Este año el mítico raid constará de 12 etapas y cubrirá un total de 7.646 kilómetros, de los que 4.767 serán de especiales cronometradas. Los pilotos seguirán la estela del año pasado, pero las especiales serán totalmente inéditas.

Valorada la experiencia del año anterior, la organización ha decidido en esta edición reducir la longitud y la cantidad de tramos de velocidad para dar prioridad a la técnica de pilotaje, el franqueo de dunas y la navegación, devolviendo así la esencia salvaje y aventurera del rally raid más duro del mundo.

Además, David Castera, desde la organización, anunció modificaciones en el reglamento de cara a esta nueva edición del rally Dakar. Entre las más destacadas se debe señalar la limitación a un solo uso del pistón durante toda la prueba y el reparto del libro de ruta (‘road-book’) cada mañana justo antes de la salida.

 

Gran rivalidad

Entre las grandes rivalidades en la historia del deporte no puede faltar la de los tricampeones del Dakar, Carlos Sainz y el qatarí Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo). Durante más de una década han protagonizado batallas formidables, convirtiéndose en historia viva del rally raid más duro del mundo.

Tras catorce dakares, Sainz continúa teniendo hambre de desafíos. En Arabia tendrá a tiro igualar el récord histórico del finlandés Ari Vatanen, único piloto ganador de cuatro ediciones del Dakar. Por delante, con trece victorias, se sitúa únicamente la leyenda del raid ‘Monsieur Dakar’: Stéphane Peterhansel.

El español Isidri Esteve, que estará al volante del Toyota Hilux que condujo Fernando Alonso en la edición anterior como parte de Toyota Overdrive, estructura paralela a la oficial, aspira a estar entre los diez primeros puestos.

Alcanzar la gloria en la primera edición del Dakar, es un hito prácticamente inalcanzable, pero BRX ha formado un equipo para soñar con una hazaña histórica. Sebastién Loeb y Nani Roma estarán al volante del ‘Cazador’, la nueva máquina de Prodrive que se postula como la alternativa a Mini y Toyota.

Laia Sanz, leyenda viva del deporte español con 18 títulos mundiales entre enduro y trial en su palmarés, arrancará el Dakar más complicado de su carrera, con la maleta cargada de antibióticos y sin preparación previa.

La 10 veces campeona del rally femenino más duro del mundo, disputará su undécimo Dakar pese a estar convaleciente de la enfermedad de Lyme, contraída el pasado septiembre por la picadura de una garrapata.

Las motos continúan un año más siendo la categoría más abierta del Dakar. En la pasada edición Honda logró romper la dictadura de KTM, que llevaba reinando durante 18 años consecutivos.

Los favoritos para amenazar la corona lograda el año pasado por el americano Ricky Brabec Honda), serán el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna); el australiano bicampeón del Dakar Toby Price (KTM), el inglés Sam Sunderland (KTM), primer británico en ganar un Dakar (2017) y el español Joan Barreda (Honda), que disputará su undécimo Dakar.

Sainz, ante el reto más duro