Galicia cumplió “las reglas fiscales” y cerró con un superávit de 136 millones

GRAF9109. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26/09/2019.- El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, al inicio de la rueda de prensa del "Consello" que se ha celebrado esta mañana en San Caetano.- EFE/Xoán Rey
|

El Gobierno gallego aprobó ayer la cuenta general de la comunidad correspondiente al ejercicio de 2018, en la que se ratifica que Galicia “cumplió todas las reglas fiscales”, al tiempo que se cerró el ejercicio con un superávit de 136 millones y logró ahorrar 70 millones en intereses de la deuda respecto al año anterior.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, subrayó que los recursos derivados del superávit y de este ahorro se están “gastando” bajo “la responsabilidad” del Ejecutivo autonómico en servicios públicos, e incidió en que, tras las discrepancias iniciales, el Ministerio de Hacienda “tuvo que aceptar” este superávit de la comunidad gallega.

“Los que consideraban que esto era un juego para crispar, han tenido que aceptarlo”, se congratuló Feijóo, quien reivindicó una vez más que Galicia se ajusta a las normas fiscales en un país en el que, lamentó, “ser cumplidores es casi una excentricidad”.

Lo trasladó tras la reunión semanal de su Gobierno, en la que el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, presentó la cuenta general de 2018, en la que se indica que Galicia cerró el ejercicio con un superávit contable de 136 millones de euros en términos de contabilidad nacional. El resultado de Galicia, según destacó la Xunta, no solo quedó “por debajo del límite autorizado” por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) (0,4%) para todas las administraciones autonómicas, sino que se alcanzó un superávit contable por primera vez desde 2002 (del 0,22% del PIB).

Tres objetivos
Galicia es una de las tres comunidades que logró cumplir en 2018 los tres objetivos de estabilidad presupuestaria –déficit, deuda y regla de gasto– y se mantiene como la que “menos” aumentó su volumen de deuda desde el año 2009, al tiempo que lidera el tiempo de pago a proveedores.

Fruto de esta política, en 2018 se redujo el gasto en intereses de la deuda en 70 millones, lo que supone un ahorro de 210 en los últimos cuatro años. En 2018, Feijóo explicó que la Xunta alcanzó una ejecución del presupuesto de gasto del 97%, que superó el 100% en el gasto corriente. Asimismo, consiguió reducir su ratio de deuda por segundo año consecutivo. Las bajadas de impuestos tuvieron un impacto de 99 millones, que quedaron “en los bolsillos de las familias y hogares gallegos”.  

Con estas circunstancias, la Xunta prevé aprobar un techo de gasto “de máximos” antes de 15 días y presentar los presupuestos autonómicos en la Cámara antes del 20 de octubre, confirmó Feijóo. “Lo primero que tenemos que hacer es presentar un techo de gasto y esperamos hacerlo como mucho en 15 días”, afirmó el presidente de la Xunta, que aseguró que van a estudiar las distintas previsiones económicas porque no se fían de los datos del Gobierno central. Según Feijóo, el Gobierno central decía que la economía española iba a subir al 2,4 % , pero el Banco de España ha apuntado a un descenso económico del 2% en el año 2109.

Tras aprobar el techo de gasto –cuantía máxima que se puede mover en un presupuesto– la Xunta prevé presentar los presupuestos en la Cámara antes el 20 de octubre con el objetivo de “cumplir un año más los compromisos legales”. Todo esto, según Feijóo, a pesar de la “incertidumbre máxima que existe en este momento con las cuentas de la nación”, que se da, entre otras cosas, porque “los ministros están ya en campaña electoral”.

Futuro
Precisamente al respecto de las elecciones, Feijóo se reafirmó en todo lo dicho este miércoles en el hemiciclo del Parlamento gallego durante la primera sesión del debate sobre el estado de la autonomía, donde proclamó que su “compromiso” con Galicia estaba “más vigente que nunca” y que los gallegos podían “contar con él”.

Eso sí, ayer evitó ir un paso más allá y matizó que él entiende que un presidente “siempre” debe estar “a disposición” de Galicia, incluso cuando deja el cargo, antes de añadir que está convencido de que así lo hicieron sus predecesores. Por ello, señaló que, en lo que respecta a su candidatura, hablará “de forma clara y diáfana” cuando “sea oportuno”. Sobre la percepción de que abre la puerta a optar a un cuarto mandato, Feijóo bromeó con que “los periodistas nunca se vuelven locos”.

Galicia cumplió “las reglas fiscales” y cerró con un superávit de 136 millones