Los coruñeses elegirán entre más de millar y medio de árboles o doce kilómetros de carril bici

Huertos en el barrio de Novo Mesoiro quintana
|

A partir de mañana comenzará la fase final de los presupuestos participativos, en la que los coruñeses decidirán a qué se destina un millón de euros en 2017. Entre las 98 propuestas finales, las más votadas fueron crear un gran bosque entre el Castro de Elviña y el polígono de Pocomaco y ampliar la red de vías ciclables. En caso de ser elegida la primera, el Ayuntamiento estima que la zona verde contará con unos 1.600 ejemplares de arbolado, mientras que si las bicis vencen, calculan que se crearán 12,5 kilómetros de nuevas rutas.
En cuanto a la creación del gran bosque, el Gobierno municipal estima que si esta iniciativa resulta como la elegida, la nueva zona verde podría contar con unas 1.630 especies vegetales según el cálculo de los técnicos municipales, aunque explican que como mínimo serían 1.200 y como máximo dos millares.
Para llegar a esta cifra, relatan que realizaron un cálculo por el que los árboles tendrían “un calibre mínimo” con el que garantizar su viabilidad y otras características como “preferentemente frondosas, de folla caduca, resistentes á enfermidade e ao ambiente salino” y de los sistemas de plantación.
Mientras tanto, la otra iniciativa que contó con más votos fue la de crear una red de vías ciclables en la ciudad. Aquí, y basándose en los informes de los técnicos del Ayuntamiento, se señala que el coste estimado de cada kilómetro de vías para bicis es de 80.000 euros. Así, el millón de euros destinado a los presupuestos participativos serviría para crear 12,5 kilómetros nuevos para el uso de los biciclos.
Además, el Gobierno municipal tiene en marcha un proceso de elaboración de un proyecto para la implantación de tres huertos urbanos en la ciudad, concretamente en los barrios del Castrillón, Agra del Orzán/Los Rosales, y Novo Mesoiro, que se unirán al que se creará en el parque Carlos Casares entre finales de este año y el próximo. Actualmente este tipo de instalación solo existe en Novo Mesoiro, aunque próximamente dejará su lugar para la construcción de un colegio y se trasladará a las inmediaciones de la antigua cárcel. Así, los huertos que se desarrollarán en el parque Carlos Casares serán gestionados por parte de tres agrupaciones: la ONG Ecos do Sur, que se encarga de la asistencia a inmigrantes, Proxecto Cárcere (una plataforma ciudadana que busca dar uso a la prisión), y la asociación de vecinos del barrio.

Los coruñeses elegirán entre más de millar y medio de árboles o doce kilómetros de carril bici