Empieza la primera gran operación contra los sin papeles desde la llegada de Trump

Arrestan a una persona en Los Ángeles en el marco de la operación contra los inmigrantes indocumentados reuters
|

Las autoridades migratorias estadounidenses arrestaron esta semana a cientos de inmigrantes sin papeles, con o sin antecedentes penales, durante una macrooperación que se desarrolló en seis estados, y se trata de la primera acción policial de envergadura contra los indocumentados desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.
La operación comenzó el lunes y terminó el viernes en Atlanta, Chicago, Nueva York, California y las dos Carolinas, donde los agentes entraron en domicilios y lugares de trabajo para detener a sin papeles con y sin antecedentes penales.
Si bien durante la Administración Obama las autoridades migratorias llevaron a cabo operaciones similares –sin ir más lejos, la operación “Cross Check”, de 2015, resultó en la detención de 2.095 inmigrantes sin papeles– su alcance no se extendía a los indocumentados con un historial limpio de delitos.
El número exacto de detenidos no se dio a conocer en esta ocasión, pero solo en la zona de Los Ángeles unas 160 personas pasaron a disposición policial, según el director local de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), David Marin, quien reconoció que un 25 por ciento de los detenidos carecían de antecedentes. La operación fue confirmada por la portavoz del Departamento de Seguridad Interior –que supervisa al ICE–, Gillian Christensen, quien no obstante eludió hablar de “redada” y empleó el término oficial de “acciones policiales selectivas”.
Los detenidos “son personas que suponían una amenaza pública o a la integridad del sistema de inmigración”, en su mayoría “peligrosos criminales, algunos de los cuales habían sido condenados por asesinato o violencia doméstica”.

“redadas agresivas”
Organizaciones por los derechos de los inmigrantes destacaron, por su parte, que la operación fue más allá de los seis estados originales identificados por el Departamento de Seguridad Interior, al haber recibido informaciones sobre redadas “inusualmente agresivas” en Florida, Kansas, Texas y Virginia.
“Estamos ante la primera ola de ataques de la Administración Trump y estamos seguros de que este no va a ser el único”, denunció la directora ejecutiva de la organización United We Dream.
Dado el inusual alcance de la operación, representantes como Joaquin Castro, demócrata por Texas, pidió al ICE “que aclare si todos los individuos detenidos suponen una amenaza violenta a la comunidad y que no se trata, en realidad, de gente que está contribuyendo al Estado y criando a sus familias en paz”.
Mientras, el Gobierno estadounidense está repensando qué estrategia adoptar para defender la orden ejecutiva sobre el veto migratorio, informó el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, después de que este viernes la Administración Trump lanzara mensajes encontrados sobre la posibilidad de llevar el caso ante el Tribunal Supremo.
Priebus señaló que la Casa Blanca se plantea reescribir la orden ejecutiva que prohíbe la entrada en Estados Unidos a ciudadanos de siete países musulmanes, en un intento de variar alguno de los aspectos del veto o lanzar una nueva orden ejecutiva.
La versión de Priebus viene a reemplazar a un comunicado oficial anterior en el que la Casa Blanca afirmaba que no recusaría la decisión de este jueves del tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, que daba la razón al juez James Robart, de Seattle, quién bloqueó el veto la semana pasada.

Empieza la primera gran operación contra los sin papeles desde la llegada de Trump