“Dar más competencias a los enfermeros desahogaría la sanidad y permitiría ahorrar”

Sin título-1
|

La Academia de Enfermería echa a andar con la intención de dotar de mayor entidad y visibilizar el trabajo de la profesión.

¿Cómo ha sido el proceso de gestación de la Academia de Enfermería?
Ha sido lento, porque nos hemos encontrado con bastantes trabas, pero finalmente se publicaba su creación en el DOG la pasada semana y ya ha echado a andar con la junta gestora fundacional. Era algo que veníamos demandado desde hacía tiempo porque la Enfermería ha avanzado mucho desde sus inicios y era una pata que nos faltaba.

¿Queda algo de aquellos practicantes que dieron inicio a la profesión?
De allí surgió, de la unificación de muchos oficios que se fueron tornando útiles como matronas y enfermeras, no laicas, que de esas no había en España. Después pasó de oficio a profesión, a los ATS; a una carrera dependiente de una universidad, pero sin título universitario.

Pero eso cambió hace años.
Cambió y sigue cambiando con Bolonia. Antes, un diplomado en Enfermería terminaba ahí su carrera. Ahora, con la adaptación al grado, se puede aspirar a hacer un master o un doctorado, y hay muchos doctores ya.

Y con la Academia se da un paso más en las carreras profesionales de los titulados en Enfermería.
Como digo, era una pata fundamental que nos faltaba. Teníamos el reconocimiento del título universitario, la oferta de estudios superiores y el Colegio Profesional. De hecho, la colegiación para ejercer ya es obligatoria. Pero faltaba la academia y ahora ya hemos alcanzado el cenit.

¿Cuáles son sus objetivos?
Somos una corporación de derecho público para dar un marco de carácter científico, que responda a ese avance universitario que tuvo la profesión. Queremos contribuir al progreso y al desarrollo de la ciencia y colaborar con tras sociedad, instituciones y corporaciones.

Hablaba antes del cambio que ha experimentado la titulación, pero ¿cómo ha cambiado la práctica de la profesión?
Ha cambiado mucho, pero no hemos llegado al ideal que tienen otros países europeos donde un enfermero es capaz de realizar pruebas y técnicas que aquí se restringen únicamente a los médicos. En Reino Unido hacen gastroscopias, por ejemplo, las interpretan y las firman. Y el diagnóstico no es muy diferente al de un médico. Eso, en España, es impensable.

Sin embargo, eso podría desaturar el sistema sanitario...
Por supuesto, descongestionaría el sistema y abarataríamos costes. Los enfermeros podrían hacer, incluso, las consultas de Pediatría, porque son el control de un niño sano. Pero la sanidad está muy medicalizada y aún nos falta seguir avanzando.

“Dar más competencias a los enfermeros desahogaría la sanidad y permitiría ahorrar”