Eduardo Sacheri | “Si uno limita su libertad creativa a que lo aprueben corre un gran riesgo”

Eduardo Sacheri en su última visita a la ciudad | Pedro puig
|

Comenta Eduardo Sacheri que, de un libro a otro, le gusta ofrecer cosas nuevas al lector, por eso, tras una historia “más de aventuras y acción”, con un fuerte trasfondo político, como era “La noche de la Usina”, se marcha a un lugar literario muy diferente, una historia “más íntima y personal, más vinculada con los sentimientos”, que da forma a su nueva novela, “Lo mucho que te amé”, que presenta esta tarde, a las 20.00 horas en la Fundación Luis Seoane, dentro del ciclo “Somos o que lemos”.

Ambientada en la Argentina de los 50, Sacheri se adentra en una historia vinculada con “la culpa, la censura social y la reprobación moral”, girando siempre en torno a una historia de amor para la que buscó una voz narradora femenina, la de Ofelia. La razón de esta elección son “precisamente, los mayores niveles de control, persecución y vigilancia a los que las mujeres han estado sometidas”.

Aquella vieja discusión de peronistas y antiperonistas, hoy tiene su versión 2020 como kirchneristas y antikirchneristas, con mayor grado de virulencia

Hoy en día no estamos exentos de nuestras propias prohibiciones y conflictos éticos, pero remontarse setenta años en el tiempo permite a Sacheri, “y a los lectores”, sacarse de en medio esas luchas actuales “y centrarnos en que cada ser humano tiene sus conflictos morales, aunque no sean los mismos”.

Pero en la obra del escritor argentino también hay espacios para temas extrapolables a la actualidad, sus personajes no cejan en su empeño por discutir sobre la política. “Aquella vieja discusión de peronistas y antiperonistas, hoy tiene su versión 2020, como kirchneristas y antikrichneristas, con un grado de virulencia mayor”, explica el autor.

 Pero añade Sacheri que, “por fuera de la política”, la tensión “entre nuestros deseos y lo que está bien o está mal, el daño que podemos hacer a quienes amamos, si nos tomamos determinadas libertades, son cuestiones todavía vigentes”.

 

Arte y aprobación

Sacheri se ha ganado su público, pero señala que, seguir una fórmula o “retomar y recrear” personajes pasados para agradar y “gustar” a ese lector, “es una tentación peligrosa”.

“Toda forma de arte debe ser un ejercicio de libertad, y si uno limita esa libertad creativa a hacer algo para que lo aprueben, corre un gran riesgo”, explica.

Eduardo Sacheri | “Si uno limita su libertad creativa a que lo aprueben corre un gran riesgo”